La distribuidora española de la bebida gaseosa, Iberian Partners, ha cerrado su integración con otras dos grandes comercializadoras de Europa para crear la embotelladora independiente de Coca-Cola más grande del mundo, que llevará los productos de la multinacional estadounidenses a un mercado de 300 millones de consumidores en 13 países.

En un comunicado, Iberian Partners ha confirmado lo que ya se adelantó en los medios de comunicación: se va a fusionar con sus homólogas Coca-Cola Erfrischungsgetränke, que concentra su actividad en Alemania, y Coca-Cola Enterprises Inc., envasadora de la bebida burbujeante para Bélgica, Francia, Gran Bretaña, Luxemburgo, Mónaco, Países Bajos, Noruega y Suecia.

La presidenta de la compañía resultante de esta operación será la española Sol Daurella, máxima responsable de la Iberian Partners

La presidenta de la compañía resultante de esta operación será la española Sol Daurella, máxima responsable de la Iberian Partners.

La nueva sociedad, con unos ingresos netos anuales de aproximadamente 12.600 millones de dólares -11.560 millones de euros al cambio actual-, será la mayor embotelladora independiente de Coca-Cola por volumen de facturación. Además, las empresas que se fusionan han indicado que su beneficio operativo -ebitda- rondará los 2.100 millones de dólares (1.927 millones de euros).

El capital de Coca-Cola European Partners -así se llamará el nuevo gigante de las burbujas- se repartirá de la siguiente forma: los accionistas de Coca-Cola Enterprises se quedarán con el 48% de los títulos, mientras que Iberian Partners tendrá el control del 34% y The Coca-Cola Company, la corporación matriz, se quedará con el 14% restante.

El principal motivo para la fusión es la mejora de la eficiencia que supondrá la integración, ya que, según la nueva compañía, Coca-Cola European Partners prevé alcanzar unos ahorros de costes anuales de entre 350 y 375 millones de dólares en los 3 años posteriores a su concentración.

Un gigante europeo

La compañía resultante va a contar con más de 50 plantas embotelladoras en los 13 países en los que va a tener presencia, en los que dará trabajo a 27.000 empleados.

Entre ellos estarán los afectados por el expediente de regulación de empleo (ERE) de Iberian Partners que fue declarado nulo por varias instancias judiciales españolas. Dentro de los que han decidido reincorporarse se encuentran los trabajadores de la planta de Fuenlabrada, que actualmente están realizando unos cursos de formación para adaptarse a sus nuevas funciones pero no dejan de reivindicar con su acampada la vuelta a sus puestos anteriores.

Precisamente sobre los empleos, la embotelladora europea de Coca-Cola ha mostrado en la nota de prensa su compromiso con el trabajo en los 13 mercados en los que va a estar. “La nueva compañía, más grande y más diversificada, continuará invirtiendo, creando empleo, produciendo y distribuyendo localmente como hasta ahora. Además, mantendrá un sólido compromiso económico y social en cada una de las comunidades en las que opera”, ha afirmado la empresa.

La española Sol Daurella, que pasará de presidir Iberian Partners a presidir la nueva megacompañía, ha afirmado en el comunicado que esta integración es un “paso muy importante” para el desarrollo y la optimización de su negocio en Europa Occidental.

 

Foto: Flick – Nerissa’s ring