Indra y los sindicatos han alcanzado un acuerdo sobre el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que contempla, entre otras medidas, la extinción de hasta un máximo de 1.750 puestos de trabajo durante un plazo que finalizará el próximo 31 de diciembre de 2016, lo que supone aproximadamente el 8% del total de la plantilla en España.

La totalidad de los costes del procedimiento serán asumidos por la empresa, que ha precisado que este acuerdo alcanzado con la mayoría de la representación legal de los trabajadores y sujeto a su ratificación en las próximas horas pone fin al proceso de negociación del procedimiento de despido colectivo iniciado el pasado 7 de julio.

Según la agencia Europa Press, este acuerdo se enmarca dentro de las acciones presentadas el pasado 8 de julio como parte del Plan Estratégico 2014-2018 y que implica, entre otras medidas, un objetivo de ahorro de costes de 120 millones de euros por reestructuración organizativa principalmente en España y Latinoamérica.

La ejecución del plan en Latinoamérica ya se ha iniciado en el segundo trimestre de 2015, mientras que la ejecución del plan en España se concentrará principalmente en el cuarto trimestre, quedando una parte para realizar a lo largo de 2016. Por tanto, la mayor parte de los ahorros anuales se consolidarán a lo largo de 2016, según ha explicado la compañía.

Indra ha subrayado que, tras las reuniones celebradas en estas últimas semanas y tras un “intenso” debate, las partes han hecho un esfuerzo para alcanzar un acuerdo que permitirá a la compañía poner las bases para lograr los objetivos de mejora y crecimiento estable establecidos en el Plan Estratégico.