El pasado mes de julio sobrepasó, con 26,5 grados, el valor máximo absoluto de temperatura media mensual en España, que estaba en los 26,2 grados de agosto de 2003.

Según el avance climatológico de este mes de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), divulgado este miércoles y recogido por la agencia Efe, en julio se rebasó en 2,5 grados la media específica de este mes, lo que le convirtió en el más caluroso de la serie histórica (1981-2010).

Por tanto, según la agencia, las temperaturas se mantuvieron durante todo julio muy por encima de lo normal, con una “extraordinaria” persistencia, tanto en los valores máximos diarios como en las mínimas nocturnas.

Las temperaturas más altas entre estaciones principales correspondieron al observatorio de Córdoba que alcanzó los 45,2 grados el día 6, seguido de Zaragoza-aeropuerto con 44,5 grados y Murcia con 43 grados, ambos valores observados el día 7. En numerosos observatorios del centro, de la mitad sur peninsular, de Aragón y del oeste y norte de Cataluña las temperaturas máximas llegaron a los 40 grados.

El carácter extremadamente cálido se extendió a casi todo el interior peninsular, así como a gran parte de la mitad este y del resto de Andalucía, habiendo resultado muy caluroso en el resto del territorio peninsular, salvo algunas pequeñas áreas del oeste de Galicia donde fue normal a cálido. En Canarias fue en general cálido a muy cálido y en Baleares muy cálido a extremadamente cálido.

Las anomalías térmicas positivas (valores por encima de lo habitual) sobrepasaron los tres grados en gran parte de las áreas del centro y del cuadrante sureste así como en otras zonas del nordeste.

En el resto de España las temperaturas medias de julio se situaron en general en torno a los dos grados por encima de lo normal, con anomalías térmicas por debajo de un grado tan sólo en zonas muy reducidas del oeste de Galicia y de Canarias.

Ola de calor

Según la Aemet, la ola de calor comenzó el 26 de junio y estuvo compuesta por varios periodos de altas temperaturas separados por pequeños intervalos de temperaturas más bajas (entre los días 3 y 9, del 12 al 24 y del 27 al 29).

Las temperaturas fueron especialmente altas los días 6 y 7, en los que se alcanzaron valores superiores a 45 grados en puntos del bajo Guadalquivir y del interior de la provincia de Valencia.

En cuanto a las mínimas, en muchas áreas costeras de Andalucía, Murcia y Valencia y en algunos de Cataluña, Baleares, Canarias y Madrid los termómetros no descendieron de los veinte grados.

El valor mínimo observado entre estaciones principales se registró en Vitoria-Foronda el día 26 con 8,3 grados, seguido de Burgos-Villafría con 9,2 grados y Salamanca-aeropuerto y el Puerto de Navacerrada con 9,5 grados.