Las pensiones contributivas subirán un 0,25% en 2016, el mínimo previsto en la última reforma del Gobierno, según el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para el próximo año, que este martes se ha presentado en el Congreso de los Diputados.

 

Con esta revalorización, en línea con la del pasado año, y teniendo en cuenta también la previsión de incremento del número de pensionistas y la variación de la pensión media, el Gobierno prevé un gasto de prestaciones contributivas de 118.941,7 millones de euros, un 2,8% más.

Sumando prestaciones contributivas y no contributivas y clases pasivas, el gasto a destinar por la Seguridad Social será de 135.448,93 millones de euros, lo que supone un incremento del 2,9% respecto a 2015, según recoge Europa Press.

Así, en el ámbito no contributivo, el crédito destinado en el ejercicio 2016 para las pensiones de vejez e invalidez se eleva a 2.290,85 millones de euros, excluido el País Vasco y Navarra. En este gasto también se incluye la revalorización del 0,25%.

BAJA LA APORTACIÓN AL COMPLEMENTO DE PENSIONES MÍNIMAS.

La aportación del Estado para financiar los complementos a mínimos asciende a 7.409,9 millones de euros, lo que supone un 2% menos que lo presupuestado para 2015.

En el Régimen de Clases Pasivas del Estado, en el que se integran las pensiones de los funcionarios, el gasto previsto es de 13.460,61 millones de euros, un 3,7% más que el presupuesto inicial de 2015.

Para los perceptores de las Ayudas del Fondo de Asistencia Social (FAS), que hayan optado por no integrarse en las pensiones no contributivas, se ha presupuestado una cantidad de 10,19 millones de euros.

Bajo la denominación de Pensiones de Guerra se incorporan aquellas pensiones e indemnizaciones que tienen su origen en la Guerra Civil. Para el ejercicio 2016, los créditos destinados a esta rúbrica se elevan a 190,57 millones de euros.

EL MAYOR GASTO, EN JUBILACIÓN.

Por tipos de pensión, las de jubilación son las que más gasto suponen, con 83.561,3 millones de euros, seguidas de las de viudedad (21.040,8 millones), las de incapacidad (12.235,4 millones), las de orfandad (1.810,7 millones) y aquellas en favor de familiares (293,1 millones).

Por otro lado, la dotación asignada en los Presupuestos de 2016 para proteger situaciones de maternidad, paternidad, riesgo durante el embarazo y riesgos durante la lactancia natural aumenta un 5%, hasta los 2.203,92 millones de euros.

Asimismo, se destinarán un total de 5.397,96 millones de euros, un 9,2% más, para el pago de subsidios por incapacidad temporal, prestaciones que concede la Seguridad Social a través de las entidades gestoras o de las mutuas por bajas laborales derivadas de enfermedades comunes o profesionales, y accidentes no laborales o laborales.

El Gobierno precisa que en los últimos años se ha producido una notable disminución del gasto en esta prestación, pero que para el próximo se estima un incremento del gasto coherente con la evolución prevista del empleo.

CAE EL GASTO EN PRESTACIONES DE GARANTÍA SALARIAL.

Por último, el programa de Prestaciones de Garantía Salarial incluye el abono a los trabajadores tanto de los salarios pendientes de pago a causa de insolvencia, suspensión de pagos, quiebra o concurso de acreedores de los empresarios, como de las indemnizaciones reconocidas como consecuencia de sentencia o resolución administrativa a favor de aquellos a causa de despido o extinción de contratos.

La dotación presupuestaria para 2016 destinada a estas actividades asciende a 1.087,12 millones de euros, en línea con las cuentas de 2015, de los que 1.058,16 millones corresponden al pago de prestaciones del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa).

UN 6,7% MÁS DE INGRESOS POR COTIZACIONES SOCIALES

En todo caso, la Seguridad Social ingresará por cotizaciones sociales un total de 117.242,58 millones de euros en 2016, un 6,7% más que lo presupuestado inicialmente en 2015, según consta en el proyecto de Ley de PGE.

Este montante permitirá a la Seguridad Social financiar el 83,2% de su presupuesto total, según asegura el Gobierno, que explica el repunte de los ingresos por cotizaciones en la evolución positiva de la afiliación al Régimen General y al de Autónomos. Además, el Gobierno espera que la remuneración media de los asalariados crezca un 1,4%.

Así, el Ejecutivo calcula que en 2016 la Seguridad Social ingresará 110.317,1 millones de euros en cotizaciones de empresas y trabajadores ocupados, un 8,3% más que en 2015, mientras que percibirá 154,93 millones por cuotas correspondientes a la prestación de cese de actividad de los autónomos, un 2,6% menos. Por cotizaciones de desempleados, se recaudarán 6.770,5 millones de euros, un 13,3% menos que en 2015.

Tras las cotizaciones sociales, las aportaciones del Estado son las que más contribuyen a la financiación de la Seguridad Social. El Gobierno estima que las aportaciones estatales alcanzarán en 2016 los 13.160,12 millones de euros, un 0,7% más.

MÁS DE 7.400 MILLONES DEL ESTADO PARA COMPLEMENTOS A MÍNIMOS

El grueso de la transferencia estatal a la Seguridad Social lo concentra la aportación del Estado para financiar los complementos a mínimos, que se situará en 7.409,9 millones de euros, 150 millones de euros más que en 2015.

Por su parte, la dotación para la cobertura del sistema de atención a la dependencia suma 1.252,2 millones de euros para 2016, de los que 1.162,1 millones de euros corresponden a la financiación del mínimo garantizado por el Estado.