El presupuesto consolidado de ingresos alcanzará los 299.035,14 millones de euros en 2016, lo que representa un incremento del 0,2% respecto al año anterior, según el proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado de 2016.

Según recoge Europa Press, la recaudación por impuestos directos y cotizaciones sociales crecerá un 4,8%, hasta los 209.880,90 millones de euros, pese a la rebaja del IRPF y del Impuesto de Sociedades, que continuará el año que viene. De este total, 111.957 millones de euros, un 0,3% más, se corresponderá con impuestos, mientras que por cotizaciones sociales se recaudarán 141.399 millones de euros, un 6,5% más.

Por su parte, los impuestos indirectos caerán un 1,5%, hasta los 43.476 millones de euros, mientras que las tasas y otros ingresos subirán un 44,1%, con 10.158,16 millones de euros.

Asimismo, las transferencias corrientes tendrán una dotación de 14.191,77 millones de euros, lo que supone un descenso del 13,2%, al tiempo que el Gobierno espera recaudar por ingresos patrimoniales 6.941,09 millones de euros, un 20,1% menos.

De esta forma, las operaciones corrientes sumarán 284.647,92 millones de euros, un 2,9% más, mientras que las operaciones de capital caerán un 7,3%, hasta los 2.984,53 millones de euros.

Por último, los ingresos no financieras, con 287.632,45 millones de euros, crecerán un 2,8%, mientras que los activos financieros, con 11.402,69 millones, registrarán un descenso del 38,6%.

PRESUPUESTO CONSOLIDADO DE GASTOS

Asimismo, el presupuesto consolidado de gastos ascenderá en 2016 a 436.372,82 millones de euros, lo que supone un descenso del 0,8%, según el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado para 2016, que recogen unas operaciones no financieras de 314.488,29 millones de euros, el 72,1% de todo el presupuesto consolidado y un 0,3% menos que este año.

Las transferencias corrientes, por su parte, es el capítulo con mayor dotación, con un importe de 233.706,66 millones de euros, que representa el 53,6% de los gastos consolidados, un 0,9% más que un año antes.

Por su parte, los gastos de personal ascenderán a 22.464 millones de euros, un 4% más que los Presupuestos de este año, y los gastos en bienes y servicios suman 7.804,12 millones de euros, en este caso una caída del 0,8% respecto a este año. De su lado, los gastos financieros, que sumarán 33.554,52 millones, caerán un 5,6%.

El fondo de contingencia y otros imprevistos contará con una dotación de 2.507,87 millones de euros, un 33,% menos, mientras que las inversiones reales, con un presupuesto de 5.123,03 millones de euros, crecerán un 3,3%, segundo crecimiento consecutivo desde el inicio de la crisis.

Dentro de las operaciones no financieras, los activos financieros sumarán 37.379,80 millones de euros, lo que supone un incremento del 15,6%, mientras que los pasivos financieros, con 84.513,73 millones de euros, caen un 8,4%.

Por último, las operaciones financieras alcanzarán los 121.884,53 millones de euros, un 2,2% menos que el importe presupuestado para este año.

INGRESOS TRIBUTARIOS

Por otra parte, los ingresos tributarios totales en 2016 ascenderán a 193.520 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,2% respecto al avance de liquidación de 2015, o lo que es lo mismo, la recaudación por impuestos se elevará en 11.264 millones de euros. Según el Gobierno, incremento previsto de los ingresos tributarios supera en dos puntos porcentuales al estimado para 2015, por tres razones: el crecimiento de las macromagnitudes en términos nominales superará al de 2015, el coste en términos de recaudación de la reforma de la imposición directa será menor en 2016 que en 2015 y la devolución del céntimo sanitario será ya de una cuantía menor.

Así, los ingresos previstos por IRPF en 2016 alcanzarán 75.432 millones de euros, con un incremento del 5,5% en relación al cierre estimado para 2015. El principal impulso a este crecimiento vendrá del aumento de las rentas salariales. En concreto, el empleo asalariado crecerá a una tasa promedia del 3%, igual a la de 2015, pero la remuneración por asalariados crecerá a un ritmo de casi un 0,9% superior, para situarse en un 1,4%.

Por su parte, los ingresos previstos por el Impuesto sobre Sociedades para 2016 sumarán 24.868 millones de euros, lo que representa un aumento del 10% respecto al avance de liquidación de 2015, debido a la evolución favorable esperada del beneficio de las empresas, a la ampliación de la base imponible del tributos por las medidas adoptadas.

Asimismo, se prevén unos ingresos por el IVA de 62.663 millones de euros, un 4,6% más, es decir, 2.743 millones de euros por encima de la recaudación esperada para este año, ya que la ligera desaceleración esperada del consumo se verá, más que compensada, por la aceleración de los precios y el gasto en compra de vivienda.

En 2016 los ingresos por Impuestos Especiales será de 20.053 millones de euros, un 4,8% más (924 millones adicionales). La mayor parte de este aumento proviene del Impuesto sobre Hidrocarburos, que subirá un 7,5%, por la progresiva disminución de las devoluciones por el conocido como ‘céntimo sanitario’ y por el aumento del consumo esperado de carburantes y gas natural, en un entorno de crecimiento de la actividad productiva y del consumo.

En la misma línea, se prevén incrementos de la recaudación del 3,7% en el Impuesto sobre el Alcohol y Bebidas derivadas, y del 1,2% del Impuesto sobre las Labores del Tabaco.

BENEFICIOS FISCALES

Asimismo, el presupuesto de beneficios fiscales para 2016 asciende a 34.498,48 millones de euros, lo que supone una caída en términos absolutos de 6.220,64 millones, un 15,3% menos respecto a los beneficios estimados para 2015.

El 24,1% de estos beneficios fiscales procederán del IRPF, hasta un total de 8.309,34 millones de euros, lo que supone una caída del 45,4% respecto al año anterior, debido principalmente a la entrada en vigor de la reforma fiscal y también a la caída de los beneficios derivados de la deducción por inversión en vivienda habitual, cifrada en 439,70 millones, un 26,2% menos, debido a que desde el 1 de enero de 2013 este incentivo se mantiene solo para aquellos que hayan comprado una vivienda antes de esta fecha.

De igual modo, son apreciables las caída que experimentan los beneficios fiscales correspondientes a la reducciones por tributación conjunta, de 406,35 millones, un 22,9% menos; así como por aportaciones a sistemas de previsión social, con una caída del 10%, hasta los 901,59 millones de euros.

En el polo opuesto, aumentarán las deducciones por donativos en el IRPF, fruto del mejor tratamiento que reciben tras la reforma, que se concreta en 122,9 millones de euros, con un incremento del 137,8%; así como la deducción por maternidad, que experimenta un alza del 4,6%, hasta los 762,84 millones de euros, fundamentalmente por la incorporación de nuevos beneficios fiscales por las deducciones por familia numerosa o personas con discapacidad a cargo.

En el Impuesto sobre Sociedades, la magnitud de los beneficios fiscales se sitúa en 3.840,94 millones de euros, el 11,1% del total presupuestado y una caída del 2,8% respecto al año anterior. Los mayores beneficios se producen por inversiones en I+D, con un importe de 693,6 millones; por los tipos reducidos que aplican las pymes (540,7 millones); por las reservas de capitalización y nivelación (518 y 477 millones, respectivamente) y por la reducción del tipo de gravamen para entidades de nueva creación (293,66 millones).

La aportación de los incentivos en el IVA se cifra en 19.241,27 millones de euros, el 55,8% del monto total, y un aumento del 4,7% respecto a este año, debido al efecto expansivo que genera una leve bajada en el tipo medio ponderado del IVA que se estima para 2016 respecto a este año, en la medida en que el mayor consumo previsto se centrará en buena parte en bienes y servicios no sujetos al tipo general.

Por último, los beneficios fiscales en los Impuestos Especiales se sitúan en 919,61 millones de euros, un 3,8% más por los aumentos de las ventajas asociadas a las exenciones aplicables al queroseno y al gasóleo en el Impuesto sobre Hidrocarburos, que se compensan parcialmente con las disminuciones que experimentan los consumos de los alcoholes utilizados en los centros médicos, en los laboratorios farmacéuticos y en el sector alimentario, que están exentos del gravamen en el Impuesto sobre el Alcohol y Bebidas Derivadas.

FONDOS DE LA UE

Por otra parte, España recibirá 740,18 millones de euros netos de la Unión Europea en 2016, más del doble que este año, con un saldo neto de 305,78 millones de euros. En concreto, la aportación española a la UE se situará el próximo ejercicio en 13.757,60 millones de euros, un 6,4% más que este año, mientras que las aportaciones comunitarias a España ascenderán a 14.497,78 millones, un 9,6% más.

El saldo neto de 2016, pese a ser superior al de este año, es muy inferior a las partidas de otros ejercicios precedentes. En 2013, España recibió 1.205 millones netos, frente a los 2.794 millones de 2012 o los 1.319 millones de 2011. En 2014, por su parte, el saldo fue negativo, con 1.545 millones.

El importe de las transferencias correspondientes a Fondos Estructurales que se prevé recibir en 2016 asciende a 6.683,02 millones de euros, lo que supone un aumento del 64,74% respecto a la cuantía prevista para 2015.

En el caso del Feder se espera recibir 4.704,49 millones de euros importe superior en un 82,15% a la cuantía estimada para 2015 y en el FSE se hace una previsión de 1.978,53 millones de euros lo que supone un aumento del 34,23%.

En lo que al Fondo de Cohesión se refiere, si bien España no es elegible a este fondo en el periodo 2014-2020, en los primeros años recibirá todavía ingresos procedentes de la ayuda transitoria del régimen de ‘phasing out’ del Fondo de Cohesión en el Objetivo de Convergencia al que tuvo acceso en el periodo 2007- 2013, junto con pequeñas saldos correspondientes al cierre de proyectos pertenecientes al periodo 2000-2006. Este importe se estima en 324,68 millones de euros.

Los instrumentos con los que cuenta la Unión Europea para aplicar la Política Agraria Común (PAC) son el Fondo Europeo Agrícola de Garantía (Feaga) y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (Feader).

Las transferencias previstas del Feaga a España en el año 2016 se estiman en 5.747,38 millones de euros, cantidad algo superior a la que se espera recibir en 2015.

En cuanto al Feader, se espera recibir una cuantía de 859,55 millones de euros lo que supone una disminución del 58,72% respecto a 2015.

Por lo que se refiere a la política de pesca, se estima que España ingresará en 2016 transferencias por importe de 126,04 millones de euros.

Por último, en 2016 se recibirán ingresos por otros recursos agrarios y pesqueros (sanidad animal y otros) por importe de 71,31 millones de euros.