Las pensiones, el desempleo y el pago de los intereses de la deuda pública ‘se comen’ cuatro de cada diez euros del gasto presupuestario previsto para el año 2016, según se desprende del proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado, entregado este martes por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, al presidente del Congreso, Jesús Posada.

En concreto, según recoge la agencia Europa Press, estas tres partidas suman un total de 188.759,24 millones de euros, lo que representa el 43,2% del gasto total contemplado en los Presupuestos, que asciende a 436.372,82 millones de euros, un 0,8% menos que en 2015.

El gasto en pensiones, prestaciones por desempleo e intereses de la deuda, las partidas más cuantiosas junto con las transferencias a las administraciones públicas, bajará no obstante un 1,9% (3.688,76 millones menos) en comparación con 2015.

El mayor gasto del presupuesto corresponde a las pensiones, que se llevan 135.448,93 millones de euros, lo que representa un crecimiento del 2,9% respecto al año anterior y el 31% del gasto total. El Gobierno prevé subir las pensiones un 0,25% en 2016.

El gasto en pensiones se ha visto incrementado en un 38,1% desde el inicio de la crisis, desde los 98.011 millones de euros que suponía en el Presupuesto de 2008.

Por su parte, la partida de desempleo cuenta con una asignación de 19.820,94 millones de euros, un 21,7% menos que en 2015 y el 4,5% del total. El gasto previsto en esta partida para 2016 es, no obstante, un 25,6% superior al contabilizado en los Presupuestos de 2008, de 15.777 millones de euros.

En cuanto a la deuda pública, los intereses se reducirán un 5,6% hasta los 33.490 millones, lo que representa el 2,93% del gasto total. Esta cifra es, no obstante, más del doble de la que suponían los intereses de la deuda en 2008 (15.265 millones), cuando la deuda pública no representaba más del 34,3% del PIB.

EL GASTO SOCIAL CRECE SÓLO UN 0,4%.

El Gobierno defiende en su proyecto que el gasto social supone el 53,5% del presupuesto consolidado, con 188.130 millones de euros, lo que representa un aumento del 0,4%.

Además de las pensiones y de las prestaciones para desempleo, el Ejecutivo aumenta el presupuesto de otras políticas de gasto social, como Gestión y Administración de la Seguridad Social, que crece un 12,1%, hasta los 5.990,1 millones; Fomento del Empleo, que crece un 9,9%, hasta 5.214,9 millones de euros, y Servicios Sociales y Promoción Social, que se incrementa un 7,7%, hasta los 2.093,2 millones de euros.

En cuanto a las actuaciones de carácter económico, se reduce un 13,3% la partida de agricultura, pesca y alimentación, hasta los 7.438,2 millones de euros; un 9,5% la de industria y energía, hasta 5,455 millones y un 2,7% la de infraestructuras, hasta los 5.982,8 millones.

Por el contrario, se incrementa la partida de subvenciones al transporte, un 6,2%, hasta los 1.424 millones; la de investigación, desarrollo e innovación civil, un 2,2%, hasta los 5.793,3 millones; y la de comercio, turismo y pymes, un 2%, hasta los 982,6 millones.

Respecto a las actuaciones de carácter general, los servicios de carácter general incrementan el gasto en un 19,9%, hasta los 34.065,6 millones de euros; mientras que el gasto en transferencias a otras administraciones públicas se incrementa en un 3,5%, hasta 48.794 millones. Por su parte, el gasto en la administración financiera y tributaria se sitúa en 1.656,8 millones, un 11,8% menos.

En el apartado de servicios públicos básicos, suben todas las partidas de gastos, principalmente en Justicia, con un incremento del 6,3%, hasta los 1.603,3 millones de euros. Le siguen la partida de política exterior, con una subida del 3,7%, hasta 1.474,4 millones; la de seguridad ciudadana e instituciones penitenciarias, con un 0,8% más y 7.903,5 millones; y la de defensa, con un 0,4% más y 5.734,2 millones.