Importante información la que ayer dio el Tribunal de Cuentas sobre cómo son los estados contables de los partidos políticos. Gracias al máximo órgano del Estado nos enteramos de que la deuda total con la banca de las formaciones alcanza, nada menos, que los 205 millones de euros; que seis fuerzas, seis, se encuentran en una situación de quiebra técnica (entre ellas, IU y los nacionalistas catalanes); y que partidos como el PP y el PSOE realizan pagos en efectivo superiores a 2.500 euros, vulnerando la ley de prevención y lucha contra el fraude fiscal. En esto no hay duda: quien hace la ley hace la trampa.

El Tribunal de Cuentas aprobó ayer su informe de fiscalización de los estados contables de los partidos políticos y las aportaciones percibidas por las fundaciones vinculadas, correspondiente a 2013, el último año analizado. En dicho informe destaca el elevado endeudamiento con entidades de crédito en cuanto a fuente principal de financiación de las campañas electorales.

En concreto, la deuda reflejada en las cuentas anuales presentadas por las formaciones políticas a 31 de diciembre de 2013 ascendió a un total de 205,7 millones de euros, de los que 127 correspondieron a créditos con garantía hipotecaria. El partido más endeudado –y con mucha diferencia sobre el resto- es el PSOE, al que ese año le faltaba por pagar a la banca más de 78 millones de euros (de los cuales, 13,5 correspondían a los socialistas catalanes).

El préstamo con el que los socialistas pagaron su ERE

De ese elevado nivel deuda, el Tribunal de Cuentas destaca un préstamo sindicado con cuatro entidades de crédito formalizado por la Comisión Ejecutiva Federal del PSOE para atender las necesidades de financiación del partido durante el ejercicio de 2012 y, singularmente, los costes generados por el expediente de regulación de empleo presentado en dicho ejercicio. Ya se sabe que los ERE suelen dar problemas al PSOE.

Pues bien, el importe inicial de dicho crédito ascendió a 14,75 millones de euros. Sin embargo, en el mes de octubre de aquel año, la dirección socialista pacto una novación para ampliar el periodo de amortización y de capital, hasta llegar a los 18,9 millones de euros.

Lo curioso del asunto es que, para esa operación, el PSOE constituyó garantía sobre los derechos reales -de los que el partido es titular frente a la Administración General del Estado-, derivados de las subvenciones presentes y futuras concedidas al mismo por los resultados logrados en las elecciones a Cortes hasta el vencimiento final del préstamo (nada me nos que en el año 2025).

En este capítulo, hay algo que el Tribunal de Cuentas agradece al PSOE: que haya procedido en 2013 a la reclasificación de su deuda en función del vencimiento, subsanando la deficiencia de los años anteriores, en los que todo figuraba en el concepto “a largo plazo”.

El siguiente partido más endeudado con las entidades de crédito es el PP, con 40,5 millones de euros, un 25,44% menos que el ejercicio anterior. Del total de la deuda bancaria de los populares, 23,6 millones corresponden a un préstamo hipotecario formalizado en 2006 para financiar la adquisición de su edificio central en Madrid. Ya se sabe que la sede de la calle Génova –y sus obras- le ha dado numerosos problemas del PP.

En el listado de deudas con la banca, tras el PSOE y el PP, aparecen el PNV (21,4), Unió Democrática de Catalunya (17,1), Izquierda Unida (14,5), Iniciativa per Catalunya-Verds (12,5), CiU (9), Convergencia Democràtica de Catalunya (4,5) y Bloque Nacionalista Galego (3,2).

Lo que queda demostrado con el informe es que los partidos políticos son grandes máquinas de derrochar dinero de la Administración estatal, autonómica y local, si se comparan las subvenciones que reciben, las deudas con la banca y las cuotas de sus afiliados. La financiación pública percibida durante el año 2013 supuso un total de 216,7 millones de euros. Sin embargo, los recursos privados por cuotas de afiliados, adheridos y simpatizantes llegaron a los 42,8 millones de euros y las donaciones recibidas, a 5,9 millones.

El 70% de las donaciones son para el PSOE

En contra de lo que pudiera parecer -dada la batalla que dio contra el PP por ese concepto-, el partido que goza de unos mayores ingresos por donaciones es el PSOE. Los socialistas recibieron en 2013 un total de 4,7 millones de euros en donaciones (de las cuales, algo más de un millón corresponden al PSC).

Lo curioso de este asunto es que el PSOE recibió una donación aquel año de un inmueble valorado en 178.695 euros. El resto de las donaciones, todas dinerarias, correspondieron a personas físicas, entre las que figuraron cargos públicos del partido.

El PP, por su parte, recibió en donaciones un total de 406.244 euros de 336 personas físicas y dos jurídicas, todas ellas identificadas, de acuerdo a la ley.

Seis partidos en quiebra técnica

El informe del Tribunal de Cuentas deja otro dato preocupante: el de la quiebra técnica de varias formaciones políticas. De los veinticuatro partidos fiscalizados, seis presentaron al cierre del ejercicio un neto patrimonial negativo. Estas fuerzas políticas en quiebra fueron Unió Democrática de Catalunya (con 13,1 millones de euros), Izquierda Unida (11,6), CiU (8.5), Bloque Nacionalista Galego (2,6), Iniciativa per Catalunya-Verds (1,7) y el Bloc Nacionalista Valenciá-Compromis (0,4).

Durante el ejercicio de 2013, el partido que lidera Josep Antoni Durán y Lleida obtuvo un resultado negativo de algo más de 641.000 euros, ascendiendo su patrimonio neto a menos 13,1 millones, lo que da muestra del estado crítico de las finanzas de Unió.

El Tribunal de Cuentas recomienda a esa fuerza nacionalista catalana que ajuste su actividad económico-financiera en orden a alcanzar el necesario reequilibrio patrimonial, habida cuenta de que las subvenciones públicas representan la mayor parte de los ingresos registrados, En efecto, Unió recibe de financiación privada algo más de 857.000 euros.

También se encuentran en estado crítico las cuentas de Izquierda Unida. Al cierre del ejercicio fiscalizado, el patrimonio neto de IU presentaba un saldo negativo de 11,6 millones de euros, habiéndose reducido, no obstante, los números rojos en 1,1 millones de euros respecto al ejercicio anterior. El patrimonio negativo afectaba en 2013 a IU federal (8,1 millones de euros) y a la coalición en Andalucía y Madrid, por importes de 3 y 2,1 millones de euros, respectivamente.

Numerosas irregularidades en los estados contables

También son numerosas las irregularidades encontradas por el principal órgano fiscalizador del Estado. Entre las más llamativas se encuentran las observadas en los estados contables del PP, el PSOE, IU y ERC, que realizaron pagos en efectivo superiores a 2.500 euros, vulnerando el articulo número 7 de la ley de prevención y lucha contra el fraude fiscal. Izquierda Unida lo hizo en tres ocasiones durante 2013 y el resto, una cada uno.

Por otra parte, el Tribunal de Cuentas ha detectado que el PNV y Eusko Alkartasuna mantenían en 2013 participaciones en diversas sociedades mercantiles, por el total del capital social, cuando la ley lo prohíbe expresamente. La actividad principal de esas empresas es la tenencia y administración de bienes inmuebles y la explotación de servicios de hostelería.

Por último, el órgano fiscalizador del Estado ha encontrado remantes en el capítulo de subvenciones a la seguridad de varios partidos (Amaiur, BNG, Geroa Bai, Nueva Canarias y UPyD ) que no han sido devueltos al Ministerio de Interior.