Un bebé de solo año y medio de edad murió y tres de sus familiares resultaron gravemente heridos después de que un grupo terrorista israelí incendiara en la madrugada del jueves al viernes su vivienda en la localidad cisjordana de Duma, cerca de Nablús.

Según las informaciones difundidas por el diario israelí Haaretz, los asaltantes incendiaron la vivienda después de atacarla con cócteles molotov y llenarla de pintadas en las que se aprecia la Estrella de David.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha condenado duramente los hechos y el Ejército israelí ha atribuido el ataque al “terrorismo judío”.

Duma se encuentra cerca del asentamiento judío de Migdalim. Los perpetradores del ataque pintaron en los muros de varias viviendas mensajes como “Venganza” y “Larga vida al Mesías”, en hebreo, antes de romper las ventanas y de lanzar varios cócteles molotov en su interior.

Una de las viviendas asaltadas estaba vacía en ese momento, pero en la segunda se encontraba una familia formada por el niño fallecido, Ali Saad Daobasa, su padre, Saad, su madre, Reham, y otro niño de cuatro años, Ahmed.