Los simpatizantes de la formación morada comienzan a lanzar sus propuestas para el programa electoral. La renta básica es la que cuenta con mayor respaldo, pero también se pide considerar a internet “nuevo derecho social”, crear una banca pública o elaborar una ley contra la obsolescencia programada. Todas las que alcancen 100 apoyos serán estudiadas por la dirección.

Podemos está ya enfrascado en la elaboración de su programa electoral. Al tiempo que ultima alianzas con otros partidos en Cataluña, Valencia, Baleares y Galicia, la formación de Pablo Iglesias confecciona el paquete de medidas con el que se presentará a los comicios generales de final de año. La fecha límite es el 20 de octubre. Para entonces se pretende dar a conocer el documento, que contendrá entre 200 y 250 propuestas, además de un Plan de Rescate Ciudadano con otras 50.

El proceso está actualmente en fase deliberativa, recabando pareceres de expertos y agentes de la sociedad civil y dando la palabra a las bases. Los simpatizantes de Podemos tienen de plazo hasta septiembre para hacer llegar sus sugerencias, bien a través de internet o bien a través de los círculos. Todas aquellas que sumen 100 apoyos en el primer caso y 70 en el segundo serán estudiadas por los responsables del área sectorial al que corresponda, según se ha comprometido la formación.

Varias de ellas han superado ya ese umbral. “Creación de una banca pública como medida programática prioritaria e irrenunciable” es una de las que mejor acogida ha tenido entre los usuarios. El padre de la propuesta fija cuatro objetivos para la futura institución: “fomentar la inversión social y apoyar” a las pymes, “proporcionar a los ciudadanos una opción de ahorro” segura, “crear una estructura a salvo del carácter cíclico del capitalismo” y “preparar a España para una eventual salida de euro”. La banca pública ha sido una de las reivindicaciones clásicas de Podemos y ya aparecía entre las recomendaciones que los economistas Juan Torres y Vicenç Navarro presentaron en 2014.

Los simpatizantes reclaman “redes de Wi-Fi públicas para garantizar la universalización y gratuidad” del acceso

Los simpatizantes morados también piden con fruición (95% de votos positivos) la consideración de internet como “nuevo derecho social”. Ello implicaría la “nacionalización del suministro de banda ancha y fibra óptica”, así como la “creación de redes Wi-Fi públicas para garantizar la universalización y gratuidad” del acceso. El área de Justicia y Bienestar Social, donde se encuadra la medida, debatirá en septiembre sobre ello.

La organización de una “oficina contra abusos laborales” que fomente “la denuncia anónima y por Internet” es la propuesta estrella para luchar contra la economía sumergida. Las bases de Podemos consideran que “empleados y empresarios se han saltado en muchos casos la legalidad y se han producido abusos contra los trabajadores y contra la hacienda pública”, por lo que urge “una ley estricta” que haga aflorar “empleos de la nada y que ahora se realizan sin dar de alta en la Seguridad Social”.

Auditoría del coste de la energía

Más sugerencias con un alto índice de probación son “auditoría del coste real de la energía para rebatir el déficit tarifario”, “libros de texto gratis para los alumnos de enseñanza obligatoria” -algo ya reclamado también por Ciudadanos-, “ley contra la obsolescencia programada” o acabar con los “números de tarificación especial” en “servicios de la administración, servicios técnicos de cualquier empresa y atención al cliente”.

Pero ninguna ha logrado tanto respaldo como la renta básica. Dentro de la formación hay una importante corriente, bien organizada, que no se olvida de la que fue reivindicación estrella de Podemos en sus inicios y que con el tiempo quedó en el olvido o desvirtuada. Pese a haber sido planteada hace apenas dos días, esta sugerencia es con diferencia la que mejor puntuación tiene, añadiendo así un nuevo elemento de presión a los que ya supusieron su presentación en sociedad con el simbólico apadrinamiento de Juan Carlos Monedero o el lanzamiento de una iniciativa ciudadana avalada por más de 15.000 simpatizantes. 

El programa electoral y las elecciones catalanas son las bazas de Podemos para darle la vuelta a las encuestas

Todas estas propuestas se van haciendo al tiempo que las áreas de Podemos trabajan por su cuenta bajo la coordinación de Carolina Bescansa, responsable de Programa, a quien asisten como colaboradores principales Nacho Álvarez -en Economía-, Rafa Mayoral -en la interlocución con la sociedad civil y Vivienda- y Tania González -en Rescate Ciudadano-. Dentro de seis semanas las propuestas se elevarán a la dirección política y posteriormente serán sometidas a votación online. La última palabra, en todo caso, la tendrá la cúpula de Podemos con una “revisión final de las propuestas y confección de la versión final del programa electoral y del Plan de Rescate Ciudadano”, tal y como anunció el propio partido.

Este programa y las elecciones catalanas con las grandes bazas que le quedan a Iglesias para tratar de remontar los malos augurios de las encuestas, que coinciden en detectar un progresivo retroceso de la formación morada. Ayer mismo se conoció la estimación de escaños del Euskobarómetro para las autonómicas vascas. El partido de Iglesias ha pasado de primera fuerza a tercera, casi empatado con el PSE, que es cuarto. A nivel nacional, las grandes empresas demoscópicas –Metroscopia, GAD3, TNS– le otorgan un apoyo electoral de entre el 15% y el 18%, lejos de PP y PSOE y de las cotas alcanzadas por ellos mismos hace unos meses.

Foto: Daniel López García en Flickr.