La aerolínea del grupo IAG estudia una decena de nuevas conexiones interncontinentales y decidirá antes de fin de año cuáles abrirá finalmente. Entre los objetivos, retomar los vuelos a Tokio que la compañía operó en los ochenta, atacar Oriente Medio con la apertura de Doha, estrenarse en Canadá, recuperar Sudáfrica y varias nuevas conexiones con Latinoamérica. IAG reforzará la ampliación de flota de Iberia con trece aviones más.

Iberia vuelve a pensar en crecer, y en hacerlo con nuevos horizontes. La aerolínea española integrada en el holding IAG prepara una ofensiva para potenciar, y mucho, su expansión en el largo recorrido. La compañía tiene en estudio una decena de conexiones intercontinentales con América, África y también Asia, y decidirá con qué destinos se atreve antes de final de año.

Tras un profundo frenazo de dos años (en el que se cerraron rutas y se redujeron frecuencias en otras conexiones) por las enomres pérdidas que generaban algunos vuelos, Iberia ya empezó el año pasado a recuperar algunas de esas rutas una vez que selló la paz laboral con todos los colectivos de su plantilla y aplicó un profundo proceso de reestructuración, que incluyó dos ERE que afectan a más de 4.500 empleados, rebajas salariales y medidas de mejora de la productividad.

Ahora, con la nueva estructura de costes -con la que la compañía volvió el año pasado a obtener beneficios operativos, que no netos-, Iberia se atreve a crecer con fuerza. La compañía ha anunciado hoy que prepara un proceso de lanzamiento de nuevas rutas a Asia, África y América durante los dos próximos años.

Entre las rutas en estudio se encuentran Tokio (que Iberia ya operó en los ochenta), Johannesburgo (que abandonó en 2012), Toronto (un destino en el que se estrenaría) y Doha (que sería una apuesta por uno de los mercados de mayor crecimiento, como es Oriente Medio). En paralelo, Iberia también prepara su ofensiva para defender su posición en Latinaomérica, su mercado natural de largo radio y en el que se disputa el liderazgo con Air France-KLM. Entre las rutas latinoamericanas que se analizan están San Juan de Puerto Rico, Brasilia, Managua, Guadalajara y Asunción. 

Una vez finalizada la fase de negociaciones abiertas para abrir estas rutas, Iberia seleccionará antes de final de año los destinos definitivos en función de su rentabilidad. El objetivo de la compañía es abrir las nuevas rutas en 2016 y 2017.

Más aviones para las nuevas rutas

Para hacer posible el plan de expansión, IAG planea convertir en pedidos en firme hasta cinco opciones de aviones Airbus A330-200 y ocho opciones de A350-900 para reforzar la ampliación de flota de Iberia.  “Este anuncio confirma la vocación de crecimiento global de Iberia bajo una premisa irrenunciable: la rentabilidad sostenible. El apoyo de nuestros clientes, empleados y los accionistas de IAG es sin duda determinante en este recorrido”, subraya Luis Gallego, presidente ejecutivo de Iberia.

Desde abril del año pasado, una vez Iberia acordó los nuevos convenios colectivos con los sindicatos, el grupo ha abierto o recuperado 30 rutas a 22 nuevos destinos, entre ellos La Habana, Montevideo, Santo Domingo, Cali y Medellín en América Latina, y Florencia, Hamburgo, Budapest, Edimburgo, Nápoles, Estambul, Atenas, Estocolmo o Ámsterdam en Europa, entre otros. Y, en paralelo, IAG ha realizado pedidos para Iberia de 16 nuevos aviones de largo radio, ocho A330-200, que se recibirán entre este año y el próximo, y ocho A350-900, que se recibirán entre 2018 y 2020. A esto se suman ocho A330-300 que forman parte del pedido efectuado en 2011 y que se integraron a la flota entre 2013 y 2014.

 

IAG, el holding que integra a Iberia, British Airways y Vueling, disparó sus beneficios en el primer semestre del año hasta los 332 millones de euros, con lo que más que triplica (+246%) los resultados obtenidos el año pasado, gracias sobre todo a la aportación de la filial británica.

El beneficio operativo de British Airways escaló hasta los 570 millones de euros, un 76% más; mientras que Iberia redujo sus pérdidas operativas hasta los 4 millones de euros (frente alos 95 millones del año pasado) y Vueling entró en números rojos, con unas pérdidas operativas de 5 millones.

IAG incrementó un 11,6% sus ingresos hasta junio, hasta los 10.363 millones de euros. Si se mantienen los niveles actuales del precio del combustible y de los tipos de cambio, IAG mantiene sus perspectivas de negocio sin variación y espera obtener en 2015 un beneficio de las operaciones superior a 2.200 millones de euros.

 

iag triplica sus beneficios a mitad de añoIAG, el holding que integra a Iberia, British Airways y Vueling, disparó sus beneficios en el primer semestre del año hasta los 332 millones de euros, con lo que más que triplica (+246%) los resultados obtenidos el año pasado, gracias sobre todo a la aportación de la filial británica.

El beneficio operativo de British Airways escaló hasta los 570 millones de euros, un 76% más; mientras que Iberia redujo sus pérdidas operativas hasta los 4 millones de euros (frente alos 95 millones del año pasado) y Vueling entró en números rojos, con unas pérdidas operativas de 5 millones.

IAG incrementó un 11,6% sus ingresos hasta junio, hasta los 10.363 millones de euros. IAG mantiene sus perspectivas de negocio para el cierre del año y espera obtener en 015 un beneficio de las operaciones superior a los 2.200 millones de euros.