El 44% de los delegados no apoya a la nueva Ejecutiva que lidera Sara Hernández, próxima a Pedro Sánchez. La corriente que perdió las primarias, cercana al defenestrado Tomás Gómez, queda fuera de la dirección.

El que iba a ser el ‘Congreso de la unidad’ ha resultado un episodio más en la ya larga lista de enfrentamientos internos del socialismo madrileño. El PSM-PSOE ha cambiado de nombre -ahora es PSOE-M- y hasta ahí han llegado las transformaciones. La nueva Ejecutiva que encabeza la alcaldesa de Getafe, Sara Hernández, no ha integrado al sector derrotado en las primarias, liderado por el diputado autonómico Juan Segovia y cercano al exsecretario general, Tomás Gómez. Como resultado, la composición de la dirección ha salido adelante con el exiguo respaldo del 55’49% de los delegados, un porcentaje aún menor del que hizo a Hernández secretaria general.

278 delegados votan a favor de la dirección de Hernández, 222 lo hacen en blanco y uno resulta nulo

Así, se han registrado 278 votos favorables, 222 (44’31%) en blanco y uno más ha resultado nulo. Las dos facciones han sido incapaces de llegar a un acuerdo sobre las líneas que debe seguir la federación en esta nueva etapa y cierran así en falso el enésimo intento de enterrar las luchas intestinas que desde hace años lastran a la formación.

“Hemos hecho todo lo que hemos podido por entendernos pero ha sido imposible, Segovia pedía cosas que no son competencia regional, que requieren cambios pilotados desde Ferraz”, explicaba Enrique Rico, parlamentario autonómico y nuevo secretario de Organización del PSOE-M. Junto a él, llevan la voz cantante en la renovada cúpula los alcaldes de Móstoles, David Lucas, Alcalá de Henares, Javier Rodríguez Palacios, y Fuenlabrada, Manuel Robles. Los dos primeros asumen las vicesecretarías generales y para el tercero queda el simbólico puesto de presidente.

Dos mujeres, Ángeles Álvarez e Isaura Leal, ocupan orgánicamente los puestos dos y cuatro del partido como secretarias de Igualdad y Administración, respectivamente. En total son 42 los miembros de la Ejecutiva, donde también tienen un hueco las concejalas madrileñas Purificación Causapié y Carlota Merchán o el alcalde de Arganda del Rey, Guillermo Hita. Todos ellos se reúnen por primera vez este sábado a las 11h.

Ferraz ‘toma’ la federación madrileña

El Congreso Extraordinario ha supuesto la toma definitiva de la federación por parte de Ferraz, que en febrero disolvió la dirección del díscolo Gómez. Tras nombrar una gestora afín presidida por Rafael Simancas y designar a un candidato igual de próximo, Ángel Gabilondo, el equipo de Pedro Sanchez avaló taimadamente la candidatura a las primarias de Sara Hernández, a la sazón triunfadora y nueva baronesa.

El partido cambia sus estatutos para reducir los miembros del Comité Regional e incluir las primarias para elegir secretario general

Pero la exitosa operación viene acompañada de un peligroso envés: el sector derrotado se ha convertido inmediatamente en crítico y lo ha escenificado votando en contra de los cambios estatutarios y sin apoyar a la Ejecutiva. Según datos facilitados por el sector crítico, apenas el 53% de los delegados ha respaldado la reducción de miembros del Comité Regional -de 500 a 350-, el nuevo nombre de la federación o el establecimiento de primarias abiertas a la militancia para elegir al secretario general. Más que discrepancias con los cambios -que las había sobre todo con el adelgazamiento del máximo órgano entre congresos- lo que se quería evidenciar era el disgusto con el inicio del mandato de Hernández.

Un sentimiento exacerbado con la irregularidad registrada en dicha votación, que tuvo que repetirse al registrarse más sufragios que delegados. El colmo para los ya muy cabreados representantes del sector crítico, muchos de los cuales se despacharon a gusto en Twitter o ante los medios.

Eusebio González, otrora peso pesado de la Ejecutiva de Gómez, calificó el hecho de “gravísimo” y acusó al aparato de intentar “violentar el voto”. Además, reclamó una consulta a toda la militancia sobre los cambios en los estatutos.

El Congreso ha elegido también a los representantes de la federación en el Comité Federal del PSOE -Manuel Robles, Pilar Sánchez-Acera, José Garijo, Cristina Moreno, Jaime Lissavetzky, Ángeles Álvarez y Enrique Rico-, los miembros del Comité de Garantías autonómico -que presidirá la líder de los socialistas en el distrito de Retiro, Marisa Mercado– y 50 de los componentes del Comité Regional. A la cabeza de estos últimos, como guinda final, ha sido designado Carlos Morales, quien trató sin éxito de plantar cara a Tomás Gómez en 2014.