La Guardia Civil ha desmantelado una banda de asaltantes de casas con moradores dentro y ha detenido a una española y a tres albaneses, uno de los cuales ya había sido arrestado anteriormente por el atraco y la agresión cometidos en 2007 contra el empresario teatral José Luis Moreno, según han informado las agencias.

Las cuatro personas han sido detenidas en el marco de la denominada Operación ‘Orquídea’ llevada a cabo en Madrid y A Coruña. Según ha informado la Guardia Civil, uno de los albaneses implicado en estos hechos, de nombre Astrit Bushi, ya había sido detenido por su implicación en el robo cometido en diciembre de 2007 en el chalé de José Luis Moreno.

A los detenidos, según Europa Press, se les imputan la autoría de cerca de 30 robos cometidos en viviendas ubicadas en urbanizaciones de las Comunidades Autónomas de Madrid y Galicia. Las investigaciones se iniciaron tras la presentación de denuncias por parte de varias víctimas que avisaban de robos en sus viviendas ubicadas en urbanizaciones de la sierra de Guadarrama y próximas a la carretera N-I de Madrid, así como en localidades de Galicia.

A raíz de esas denuncias, la Guardia Civil identificó a un grupo de tres personas albanesas y una mujer española, compañera sentimental de uno de ellos, que contaban con amplio historial delictivo y que fueron sometidos a una discreta vigilancia al tener sospechas de su implicación en los robos denunciados.

En la madrugada del día 12 de julio, cuando los tres albaneses regresaban a su domicilio tras haber pasado la noche desarrollando su actividad criminal por las proximidades de la localidad de Collado Villalba (Madrid), los investigadores, que les esperaban en el garaje de su domicilio, procedieron a su detención.

Con ellos fueron hallados un conjunto de herramientas y, oculto en la rueda de repuesto de un vehículo, el botín obtenido durante la noche. Paralelamente, en la localidad de Cullerero (A Coruña), se practicó la detención de una cuarta persona, una mujer española implicada en algunos de los robos cometidos por la banda.

Modus operandi

Los detenidos, residentes en una urbanización de lujo de Madrid, se desplazaban a diario en un vehículo hasta la zona donde esa noche cometerían los robos. En un punto determinado de la carretera, dos o tres personas bajaban del vehículo y el conductor regresaba a su domicilio hasta que, transcurridas unas horas, recibiese el aviso de sus compañeros para ser recogidos en un punto convenido.

Durante las horas de la noche que los autores materiales de los robos  permanecían en las distintas urbanizaciones donde actuaban y elegían los chalés. A los domicilios que eran objetivos accedían saltando la valla perimetral para, seguidamente, escalar hasta una de las plantas y forzar una puerta o ventana, sorteando así las alarmas de las plantas bajas de los domicilios. El grupo actuaba de madrugada, mientras los moradores dormían, apropiándose de joyas, dinero en efectivo u otros objetos de valor y de fácil salida en el mercado ilícito.

La operación ha sido llevada a cabo por la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil y por la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.