Técnicas Reunidas ha sido seleccionada por la empresa Kuwait National Petroleum Company (KNPC) para la ejecución del proyecto de construcción de las unidades de proceso de la nueva refinería de Al-Zour, que será la refinería de mayor capacidad de Oriente Medio.

En una nota remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la compañía explica que el contrato ha sido adjudicado bajo la modalidad llave en mano al consorcio internacional liderado por Técnicas Reunidas, la china Sinopec Engineering Group y la surcoreana Hanwha Engineering and Construction por un importe aproximado de 4.100 millones de dólares (3.700 millones de euros) y una duración de 45 meses, según recoge Europa Press.

Técnicas Reunidas es el socio mayoritario con un 50% de participación, por lo que le corresponde un importe superior a los 2.000 millones de dólares (1.800 millones de euros). El proyecto se desarrollará en las oficinas de Técnicas Reunidas en Madrid.

La nueva refinería, que supone una inversión total de 13.000 millones de dólares (11.700 millones de euros), tiene el objetivo de producir y suministrar productos derivados del petróleo con un contenido ultrabajo de azufre tanto para satisfacer su mercado doméstico como la demanda internacional.

El alcance del contrato de Técnicas Reunidas incluye la ingeniería, aprovisionamiento, construcción y puesta en marcha de las siguientes unidades de refino, que incluyen tres unidades de destilación de crudo (210.000 bpsd cada una).

También deberá poner en marcha tres unidades de desulfuración del residuo de crudo (110.000 bpsd cada una), tres unidades de hidrotratamiento de diésel (62.000 bpsd cada una), dos unidades de hidrotratamiento de nafta (18.200 bpsd cada una), dos unidades de hidrotratamiento de keroseno (53.000 bpsd cada una), unidad de gas saturado (8.500 bpsd) y unidad de enfriamiento de crudo pesado.

Este proyecto da continuidad a la experiencia de la compañía en Kuwait, donde está llevando a cabo otro importante proyecto de gas para KNPC, adjudicado recientemente y que junto a esta adjudicación supone un total de 6.000 millones de dólares (5.400 millones) que la compañía española tendrá que gestionar en este país durante los próximos años.