El Ministerio de Hacienda trasladará hoy a la mesa general de negociación de la Administración General del Estado su oferta para congraciarse con los funcionarios. La ofensiva presupuestaria con la que el Gobierno quiere recuperar votos entre los empleados públicos y sus familias pasa por una subida salarial en el sector del uno por ciento y la devolución de la totalidad de la paga extra que se suprimió en 2012, según cuentan a SABEMOS fuentes de la Moncloa.

Las cuentas le empiezan a salir al Gobierno. A cinco meses de las elecciones generales, el Ejecutivo cree llegado el momento de abrir el proceso de recuperación de las retribuciones de los funcionarios. A su entender, ya hay margen para mejorar las condiciones labores de los empleados públicos.

Según las fuentes consultadas por este periódico digital, la oferta -que llegará a través de los Presupuestos Generales del Estado que el Consejo de Ministros aprobará mañana- se concretará en cuatro puntos fundamentales.

El primero es el relativo a la subida de sueldos. El Ministerio de Hacienda cuenta ya con una previsión de incremento salarial del uno por ciento, que no recompensa ni de lejos la pérdida de poder adquisitivo de los funcionarios (cifrada por los sindicatos en 9,2 puntos en los cuatro años de congelación salarial).

Precisamente, a las centrales no les termina de convencer la oferta del Gobierno, ya que equiparar la subida salarial de los empleados públicos a la pactada en el sector privado significa aumentar las retribuciones de los funcionarios el 1,5 por ciento, medio punto más de lo que quiere el Ministerio de Hacienda.

El segundo eje para mejorar las condiciones laborales en la Administración pasa por devolver la totalidad de paga extra retirada en 2012. El Gobierno ya reintegró a principios de año el 25 por ciento y se ha encontrado con margen suficiente para abonar el 75 por ciento restante. Lo que no sabe todavía es si se hará en un solo reintegro o en devoluciones parciales. El coste efectivo de tal decisión se eleva a los 700 millones de euros.

Devolución de moscosos y aumento de la tasa de reposición

El tercer eje se centra en la cobertura de vacantes. En este punto, el Ministerio de Hacienda quiere que la tasa de reposición en los servicios esenciales en 2016 llegue al cien por cien, cuando este año se quedó en el 50 por ciento. En cuanto a la cobertura de vacantes en los servicios no esenciales, el Gobierno prevé acabar con la congelación de los últimos años.

El cuarto y último punto es el relativo a los llamados moscosos. El Ministerio de Hacienda se compromete hoy en la mesa de la Función Pública a devolver el día de libre disposición que aún quedaba por reponer.

Además, el Gobierno pretende mejorar la calidad del empleo en el sector público, mediante la mejora de la administración electrónica, al tiempo que se propone facilitar la carrera profesional a través de la promoción interna.

Los representantes sindicales de los empleados públicos no están del todo conformes con la mejora en las condiciones laborales que les ofrece el Gobierno. Además de que les parece insuficiente el incremento salarial del uno por ciento, los sindicatos creen que el Ministerio de Hacienda debe descongelar las aportaciones a los planes de pensiones de los funcionarios y reducir el número de horas de trabajo que, en su opinión, han aumentado considerablemente durante estos últimos años de crisis.