La Comisión Europea (CE) investiga las quejas recibidas por los consumidores de los distintos precios que las familias pagan en Disneyland París por la misma estancia según su nacionalidad.

“Confirmo que hemos recibido quejas sobre los precios de Disneyland París y estamos analizándolas y requiriendo más información al parque para que explique sus argumentos”, afirmó en rueda de prensa la portavoz de la CE Lucía Caudet, citado por la agencia Efe.

La portavoz señaló que las distintas tarifas en sí mismas no son directamente ilegales, pero sí podría contravenir la directiva europea de servicios la falta de transparencia sobre los criterios por los que se establecen esas diferencias en un mismo mercado interior.

Fuentes comunitarias señalaron que en cualquier caso no es la Comisión Europea sino las autoridades francesas quienes actuarán en primer término contra Dinseyland París si procede.

También señalaron que aunque el parque ha explicado que sus precios se basan en criterios objetivos como las distintas fechas de periodos vacacionales entre países, otros parques de atracciones similares como Legoland no los aplican.

La CE se ha pronunciado así tras una información de Financial Times que se hacía eco de las quejas de los ciudadanos británicos por pagar mayor precio por una estancia en el parque Disney europeo que una familia de belgas o franceses.

Según el diario, una familia francesa pagaría por la estancia 1.346 euros, una británica 1.870 y una alemana, 2.447.

Caudet destacó que la CE ha recibido más quejas por diferencias de precio según nacionalidad de otras empresas y “no solo Disneyland París”.

En ese sentido, fuentes comunitarias explicaron a Efe que entre otras empresas objeto de denuncias por prácticas similares que llegan a la CE de parte de las organizaciones de consumidores habría “algunas cadenas de hoteles españolas”.

Disneyland se justifica.

 En respuesta a estas acusaciones, el complejo recreativo de Disneyland París defendió este jueves su política de precios y señaló a Efe que todavía no ha tenido “contacto con la CE“sobre este tema”.

El portavoz del parque de atracciones y complejo hotelero situado a las afueras de París indicó que los precios en la taquilla son exactamente iguales para todo el mundo y justificó las divergencias en las ofertas promocionales en base a tres argumentos.

El primero se refiere a las fechas elegidas ya que “los países no están de vacaciones en el mismo momento, necesariamente”.

El segundo punto esgrimido por el parque temático está relacionado con el momento de la reserva, pues los británicos reservan con seis meses de antelación de media y los franceses suelen bloquear sus vacaciones dos o tres meses antes de la fecha elegida.

Finalmente, la fuente señaló que “todos los visitantes no buscan lo mismo”. “Por ejemplo, los españoles prefieren estancias largas, de hasta cinco días, mientras que a los italianos les importa más que la oferta incluya el transporte y otros se preocupan por que tenga media pensión”, explicó.

Disneyland París agrega que en la página web donde aparecen las ofertas se puede cambiar el país de compra, consultar las ofertas vigentes en otro territorio y llamar por teléfono a la empresa para reservar un paquete determinado no presente, a priori, en el país desde donde lanza la búsqueda el usuario