Vodafone España y Vodafone Ono han iniciado sendos Procedimientos de Despido Colectivo que afectarán a 1.300 trabajadores, según ha anunciado este martes la operadora en un comunicado.

Los 1.300 despedidos corresponden al 21,6 por ciento de la plantilla total que suman las dos compañías (6.000 trabajadores). El 40 por ciento de los despidos corresponderán a Vodafone y el 60 por ciento a Ono, según han explicado hoy a la agencia Efe fuentes de la operadora.

Las dos empresas han comunicado la decisión a los representantes de los trabajadores, a quienes ha convocado para iniciar el próximo 1 de septiembre el periodo de consultas, que se prolongará durante un mes. En ese periodo se fijarán las condiciones, los criterios de aplicación y el calendario de ejecución.

El anuncio del procedimiento de despido colectivo llega un año después de que Vodafone cerrara la compra de Ono por 7.200 millones de euros y de que ya se haya reestructurado la cúpula directiva, según recuerda Efe. 

De hecho, según el comunicado de la operadora, los procedimientos de despido “forman parte del proceso de integración de las estructuras de Vodafone y Ono”. Esta es la última de las fases y llega tras la definición de las líneas directivas de todas las áreas de la empresa.

Entre los motivos que justifican los Procedimientos de Despido Colectivo se incluyen, además de las redundancias generadas por la integración de ambas organizaciones, la caída de ingresos y de EBITDA de ambas compañías en los últimos años, acompañada de una fuerte inversión en redes de nueva generación, que exige mayores niveles de eficiencia.

“Muy sensibles al impacto de esta medida”

“El ajuste de plantilla es un paso necesario dentro del plan de integración y forma parte de las iniciativas abordadas para lograr que la organización resultante sea eficiente y competitiva”, ha indicado Vodafone.

Según la operadora, las iniciativas diseñadas para ganar en competitividad están “estrechamente relacionadas con los proyectos orientados a incrementar la eficiencia y reducir costes”, entre los que se incluyen el uso de la red de fibra de Ono en la transmisión de la red móvil de Vodafone, la migración de los Clientes de móvil de Ono a la red de  Vodafone, la optimización del Canal de Distribución, el esfuerzo sostenido para  reducir los Costes Operativos, las ganancias de eficiencias de los Call Centers derivadas del mejor servicio y la integración de los Sistemas de Ono y Vodafone.

“En el marco de las iniciativas anteriores, el ajuste de empleo es una medida necesaria para dimensionar la nueva compañía de forma adecuada y poder competir con éxito en un entorno muy exigente”, ha insistido.

A partir del 1 de septiembre comenzará la búsqueda de un acuerdo con los representantes de los trabajadores. “Ambas empresas, siendo como son muy sensibles al impacto de esta medida, abordan la negociación con la fuerte determinación de alcanzar con la representación social el mejor acuerdo posible tanto para los empleados como para ambas empresas”, ha concluido.