Apenas dos meses después de que los accionistas le ratificaran en el cargo, Rodrigo Echenique anuncia que abandonará la presidencia de NH Hotel Group en los próximos meses cuando le hayan encontrado un sustituto.

El protagonismo creciente que de nuevo está tomando Rodrigo Echenique en el banco Santander le va a obligar a soltar lastre y abandonar otras funciones que mantenía hasta ahora. Tras su nombramiento como nuevo presidente de Santander España, Echenique ha decidido abandonar la presidencia no ejecutiva de NH Hotel Group. Su salida del grupo hotelero se producirá en los próximos meses, una vez que se haya decidido quién será su sustituto. Esto es, NH busca nuevo presidente.

NH ha aprovechado la presentación de resultados del semestre para anunciar el cambio al frente de la compañía. En el comunicado remitido a la CNMV con sus cuentas hasta junio se informa de que Rodrigo Echenique “ha comunicado que, aprovechando la buena evolución del negocio de la compañía, junto con el sentimiento de que los objetivos de alcanzar la estabilidad financiera y accionarial se han cumplido y, dadas sus nuevas responsabilidades fuera de la organización, considera oportuno dejar de desempeñar sus funciones al frente de la compañía en los próximos meses, una vez identificado el relevo idóneo para sustituirle”.

Echenique ocupa la presidencia de NH desde noviembre de 2012. Un hombre fuerte del Santander se ponía entonces al frente de la compañía y entraba en el consejo de administración para velar de cerca por los intereses del banco en la marcha del grupo. Unos intereses indirectos, pero importantes: Santander era, y es, el principal acreedor de Hesperia (que aún arrastraba la deuda asumida, principalmente, en su antigua aventura de opas hostiles para tomar el control de la propia NH… sin éxito). En ese momento, NH se ahogaba en los números rojos (perdió 292 millones en 2012) y Santander, ante la perspectiva de que Hesperia no pudiera afrontar el pago de la deuda, impulsó la presencia directa de Echenique como presidente no ejecutivo.

Dos meses después de ser ratificado

El pasado junio, Echenique puso su cargo a disposición del consejo de administración de NH cuando Santander cerró la venta de la partipación del 8,56% que tenía en el capital de NH. Con la operación, el grupo de Ana Botín salía de acconariado de la compañía y lo hacía apenas cinco meses después de entrar. Entonces la salida de Echenique se daba por hecha, pero el consejo ratificó por unanimidad su continuidad como presidente no ejecutivo. Pero ahora Echenique sí que decidie salir del grupo por las nuevas responsabilidades que ha ido adquiriendo en Santander, como vicepresidente, como consejero ejecutivo y como presidente del consejo de Santander España.

Echenique da por alcanzados los objetivos de estabilidad financiera y accionarial. El propio presidente anunció en la última junta de accionistas de la compañía, celebrada el 29 de junio, que NH cerrará el año con beneficios por primera vez en los últimos ocho ejercicios y que pretende recuperar el reparto de dividendos en 2016 o 2017 (el grupo arrastraba números rojos desde 2008 y desde entonces no retribuye a sus accionistas). Y, en paralelo, tras un enfrentamiento entre los grandes accionistas (comandados por el grupo chino HNA, con el 29,5% del capital) y varios fondos de inversión presentes en el accionariado, hace un mes finalmente sellaron la paz y se dio entrada al fondo Oceanwood en el consejo. Lo dicho, estabilidad financiera y estabilidad accionarial.

NH ha tenido tres presidentes en cuatro años. Gabriele Burgio ocupó el cargo durante dieciocho años y dejó la compañía en 2011. Entonces, Caja Madrid y Bancaja –que ya habían sellado su fusión fría- controlaban un 16% del capital de la cadena y promovieron la sustitución de Burgio por Mariano Pérez Claver, un hombre fuerte de Caja Madrid. Menos de dos años después, con Bankia ya en horas bajas, se produjo el movimiento de Santander/Hesperia que acabó por encumbrar a Echenique. Tres presidentes en cuatro años, y en breve llegará el cuarto.

NH recorta un 60% sus pérdidas

En paralelo, NH saca músculo y muestra la evolución positiva de sus cuentas, acelerando para conseguir ese objetivo de obtener beneficios al cierre del año. El grupo hotelero consiguió recortar sus pérdidas un 59% hasta junio, registrando unos números rojos de 17,4 millones de euros en el semestre, frente a las pérdidas de casi 43 millones del mismo periodo del año pasado. De hecho, la compañía presume del acelerón registrado en el segundo trimestre del año, alcanzando incluso un beneficio neto de 11,8 millones, frente a unas pérdidas de 4,2 millones de 2014.

NH elevó entre enero y junio sus ingresos hasta los 665,3 millones de euros, un 8,3% más, gracias a la mejora de la actividad y a la consolidación en sus resultados de la colombiana Grupo Royal. El grupo confirma la buena marcha del negocio y prevé cerrar el ejercicio con un incremento del 9% de los ingresos por habitación disponible (RevPAR), tras crecer un 9,1% en el semestre y acelerar un 12% en el segundo trimestre, y confirma su pronóstico de elevar el resultado bruto de explotación (ebitda) un 25% al cierre de 2015.