Miles de tuiteros se escandalizan por palabras aceptadas en la RAE hace años. ¿Por qué?

“La RAE” ha sido Trending Topic durante 4 horas la pasada madrugada. Miles de tuiteros han estado quejándose o mofándose (verbo muy de moda últimamente, por cierto) por algunas palabras que esta institución ha incorporado al diccionario en algún momento de su existencia. Las adaptaciones de los anglicismos suelen ser las que más risas provocan, junto con las ya manidas almóndigas y murciégalo, que para algunos no están tan manidas y se llevaron ayer la sorpresa de su vida.

 

 

 

 

 

Pero estas palabras no son nuevas, aunque muchos tuiteros pensaron que sí. La última actualización del diccionario se produjo hace casi un año, cuando se publicó la vigésima tercera edición del DRAE. Algunas incorporaciones sorprendieron y la Real Academia Española fue Trending Topic, con motivo. ¿Pero por qué de repente se convirtió en Trending Topic ayer? Pues todo empezó con este tweet que, además de los casi mil retuits que obtuvo, muchas cuentas lo citaron añadiendo algún comentario.

 

 

 

 

Esta cuenta, @0rtografia, redirige a otras dos cuentas de la misma temática que juntan 5 millones de seguidores. Porque en Twitter la ortografía está de moda. En las tres se promociona el mismo libro, @ortografía, “el fenómeno que arrasa online”, de Gonzalo Andrés Muñoz, a la venta en Amazon por 5 u 11 euros, a golpe de click de cualquier curioso que navegue por el Trending Topic “La RAE”. 

 

 

 

Pero no son las únicas. Hay otra cuenta curiosa, @ReglasOrtograf, que redirige a una página web que ofrece “El Método” definitivo para escribir bien. Tiene 30.000 seguidores y una legión de cuentas-satélite que repiten lo mismo que ella a ver si así conseguimos algún Trending Topic. Incluso a veces tuitean lo mismo que las tres cuentas mencionadas antes, las del libro (solo que no mencionan el libro, solo impulsan el impacto de las cuentas que sí lo promocionan). Está todo pensado. 

 

 

 

Está todo bien pensado hasta que echas un vistazo a esas cuentas-satélite que son utilizadas con bots pues publican lo mismo y a la vez. ¿Y qué tiene de malo? Que esas cuentas, antes de ser compradas por esta gente que promociona libros y métodos de ortografía hablando de la RAE, eran de personas con otras inquietudes, digámoslo así. Sólo hay que ver las fotos (y los nombre, las bios y las fotos de perfil). Lo insólito es que en todas ellas aparece un nombre real, el del señor que dirige la página de “El Método”, que es un exdirector de colegio que en principio quiere que la gente escriba bien pero que al final acaba vinculado con las imágenes antiguas de esas cuentas que nadie ha tenido a bien eliminar antes de empezar a usarlas con otros fines. 

  

 

Cosas muy locas de la burbuja de las cuentas ortográficas tuiteras, que utilizan a la RAE (y lo que haga falta) para vender libros o métodos definitivos y millones de tuiteros las siguen pensando que así van a escribir mejor.