Dos encuestas publicadas este lunes por los diarios El País y La Razón revelan que los catalanes ya no creen en la independencia pero tampoco en una solución pactada entre el Gobierno central y la Generalitat. Asimismo, la lista secesionista de CDC y ERC pierde enteros y se encuentra a doce escaños de la mayoría absoluta, necesaria para el diseño de su hoja de ruta independentista.

Por una parte, la encuesta de Metroscopia publicada por el diario El País indica que el 63 por ciento de los catalanes consideran que existen muy pocas o nulas probabilidades” de que Cataluña se convierta en un Estado independiente, frente a un 32 por ciento que lo ven “posible en un futuro más o menos cercano”. Los porcentajes para el resto de España son, respectivamente, del 82 y el 13 por ciento.

Asimismo, en Cataluña reina un claro pesimismo respecto a la posibilidad de que se llegue un acuerdo que evite el riesgo de ruptura entre Cataluña y el resto de España, mientras que en el resto del país la encuesta muestra una tendencia diametralmente opuesta. El 60 por ciento de los catalanes, frente al 39 por ciento del resto de españoles, consideran “muy difícil” ese acuerdo, frente al optimismo de un 37 por ciento de los catalanes y un 55 por ciento de los encuestados del resto del  país.

En cuanto al modelo de Estado, el 54 por ciento de los catalanes estarían de acuerdo con el modelo federal, frente a un 35 por ciento que se oponen. En el resto de España, la encuesta muestra justo lo contrario, un 34 por ciento de partidarios del modelo federal y un 50 por ciento de detractores.

Las diferencias se incrementan considerablemente en lo que respecta al derecho a decidir. El 55 por ciento de los catalanes y solo el 14 por ciento del resto de españoles opinan que Cataluña, o cualquier otra comunidad, tiene derecho a decidir unilateralmente si sigue formando parte de España, frente a un 44 por ciento de catalanes y un 84 por ciento de resto de españoles que se oponen.

En lo que respecta a la forma en que han gestionado los presidentes del Gobierno español y de la Generalitat, Mariano Rajoy y Artur Mas, la crisis catalana, los resultados son casi inversamente proporcionales en Cataluña y en el resto de España.

El 83 por ciento de los catalanes suspenden claramente al presidente español frente a un 13 por ciento que lo aprueban, porcentajes que se equilibran (55 por ciento de suspensos frente a un 37 por ciento de aprobados) en el resto de España, pero con predominio de la censura al jefe del Ejecutivo.

En el caso de Mas, cuenta con el suspenso del 59 por ciento de los catalanes y del 85 por ciento del resto de españoles, frente a un 36 por ciento de aprobados en Cataluña y un ocho por ciento de aprobados en el resto del país.

Por último, el 39 por ciento de los catalanes opinan que la independencia sería mala para Cataluña y el 47 por ciento la consideran positiva, porcentajes que en el resto de España son del 80 y el 10 por ciento, respectivamente. En cuanto a sus efectos para el resto del país, el 69 por ciento de los catalanes creen que sería malo frente a un 16 por ciento que lo considerarían bueno. En el resto de España., el 73 por ciento lo verían negativo y el nueve por ciento positivo.

La Razón: la lista por el Sí pierde fuerza y se encuentra a doce escaños de la mayoría absoluta

En otra encuesta publicada este lunes por el diario La Razón, de la empresa NC Report, se indica que la Lista por el Sí diseñada por Artur Mas y el líder de ERC, Oriol Jonqueras, perdería once escaños respecto a un anterior sondeo de enero, pasando de 67 a 56, lo que le dejaría con un 35,8 por ciento de los votos y con doce escaños por debajo de la mayoría absoluta. En los comicios de 2012, ERC y CiU (que por entonces incluía a UDC) consiguieron el 45,1 por ciento de los votos y 71 escaños en conjunto.

La misma encuesta muestra un aumento considerable de Ciudadanos, que triplicaría los resultados de los comicios de 2012 y alcanzaría el 19,1 por ciento de los votos  y 27 escaños. La lista Si que es Pot conseguiría el 12,8 por ciento y 16 escaños, PSC-PSOE el 12 por ciento y 18 escaños (frente a los 20 de 2012, aunque con un ligero aumento del porcentaje de voto), el PP  obtendría el 8,2 por ciento (cinco puntos menos que en 2012) y diez escaños (nueve menos que los anteriores comicios), y Unió Democrática de Catalunya, recientemente independizada de la CDC de Mas, conseguiría el 4,6 por ciento de los votos y solo cinco escaños.