Cataluña se propone construir un modelo de administración tributaria inspirado en los de Australia y Suecia, en los que se prima la cooperación con el contribuyente sobre el control, según han anunciado este lunes los expertos que asesoran al gobierno catalán en su proyecto de Hacienda propia.

Durante la clausura del acto de presentación del nuevo modelo de Administración Tributaria de Cataluña, que la Generalitat encargó a un grupo de expertos hace dos años atrás, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha declarado este lunes (citado por la agencia Efe) que fue un “error muy grande” no haber apostado durante la Transición por la creación de una Hacienda propia en Cataluña.

No obstante, Mas ha asegurado que Cataluña “está a punto y preparada” para construir una hacienda propia en mayúsculas, ya que cuenta con las ideas, el talento, el conocimiento y las personas necesarias. “No se ha perdido el tiempo, se ha hecho mucho trabajo y ahora tenemos no sólo una gran oportunidad por delante, sino también una gran necesidad por parte de los 7,5 millones de ciudadanos de Cataluña”, ha declarado, citado por Europa Press.

“Sin el control de tu propia hacienda, aunque sea en un marco cooperativo europeo como queremos, no hay autogobierno, y sin autogobierno no hay proyecto propio de país”, ha manifestado Mas, que ha añadido que ahora sólo faltan que se den las condiciones sociales y políticas para darle cuerpo a este modelo que, según ha dicho, es el intento más serio que ha hecho Cataluña para tener una hacienda propia en los últimos tres siglos.

Modelos sueco y australiano

Durante el acto, celebrado en el Palau de la Generalitat, el responsable del programa para la definición de un nuevo modelo de administración tributaria de Cataluña, los representantes de consultoras como KPMG, PwC, Deloitte, Everis y de escuelas de negocio como Esade han expuesto este lunes los resultados de diez informes encargados por el Govern en los dos últimos años para avanzar en el objetivo de construir un nuevo modelo de administración tributaria para Cataluña.

El responsable del programa del programa para la definición de un nuevo modelo de administración tributaria de Cataluña, Joan Iglesias, ha explicado que los expertos han aconsejado los modelos sueco y australiano en caso de alcanzarse la independencia respecto a España.

Concretamente, según informa Efe, Iglesias ha precisado que los expertos recomiendan al gobierno catalán que cree un Servicio Catalán de Gestión de Ingresos formado a su vez por cuatro organismos: la Agencia Tributaria de Catalunya (ATC), la Agencia Catalana de Recaudación de Ingresos (ACRI), la Agencia Catalana de Comercio Exterior y Aduanas (Acced) y la Agencia Catalana de la Propiedad Inmobiliaria (ACPI).

A juicio de Iglesias, el actual modelo de relación entre los contribuyentes y la Agencia Tributaria Española es de “confrontación y litigiosidad”, un modelo que se pretende modificar con la nueva agencia catalana. En la actualidad, la Agencia Tributaria de Cataluña, que gestiona los tributos propios de la Generalitat, cuenta con 324 funcionarios y,. según el Gobierno catalán, en los próximos años llegará a los 600 empleados.

Toda esta administración ejecutiva, según Joan Iglesias, dependería del conseller de Hacienda, pero a su vez todo el sistema estaría tutelado por un denominado Consejo Fiscal dependiente del Parlamento catalán.

Iglesias ha asegurado que Cataluña se propone implantar un sistema similar al australiano o en al sueco porque, a pesar de las diferentes tradiciones políticas de estos dos países, se trata de un sistema innovador que prima la cooperación con el contribuyente sobre el control.

Asimismo, ha proseguido, un sistema eficiente, transparente y con vocación de servicio público son otras de las características del modelo que defienden los expertos consultados por el gobierno catalán, que también recomiendan suprimir las listas de empresas defraudadoras y sustituirlas por listas de empresas fiscalmente responsables.

Durante el acto, el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell, ha dicho que con estos informes encargados por el Govern “estamos mucho más preparados para el futuro, sabemos qué tenemos que hacer a grandes rasgos (para construir una nueva administración tributaria), sabemos en quién fijarnos y cuáles son las preguntas esenciales”.