La Comisión Europea ha anunciado este lunes su decisión de denunciar a las autoridades francesas ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TUE), por no recuperar unas ayudas públicas que Bruselas consideró ilegales a las aerolíneas de Ryanair y Transavia en varios aeropuertos de Francia y que suman cerca de 10 millones de euros.

En concreto, el Ejecutivo comunitario consideró “incompatibles” con las normas del mercado interior las ayudas de que se beneficiaron tanto Ryanair como su filial Airport Marketing Services (AMS) en los aeropuertos de Pau, Nîmes y Angoulême. Tampoco aprobó las ayudas a Transavia en el aeropuerto de Pau.

En su investigación, concuida en julio de 2014, Bruselas constató que las dos aerolíneas disfrutaban de una “ventaja económica injustificada”, gracias a que pagaron por debajo de los sobrecostes ligados a su presencia en los aeropuertos mencionados.

El Ejecutivo comunitario dio entonces a Francia un plazo de cuatro meses para reclamar a las empresas la devolución de las ayudas ilegales, algo que no ha cumplido al completo, según indica la Comisión en un comunicado, ya que las autoridades galas han enviado las órdenes de recuperación, pero no las ha ejecutado.

La justicia francesa suspendió las órdenes de devolución cuando las aerolíneas recurrieron las sanciones, pero Bruselas advierte de que la jurisdicción existente impide a tribunales nacionales bloquear este tipo de sanciones a los Estados miembros.

Imagen | Flickr – Paolo Margari