Bankia obtuvo un beneficio neto de 556 millones de euros en el primer semestre de 2015, lo que representa un 11,5% más que el obtenido en el mismo periodo de 2014, debido al crecimiento del margen neto y la contención del nivel de provisiones, según ha informado este lunes la entidad.

Este beneficio, según la agencia Europa Press, sitúa la rentabilidad sobre fondos propios acumulada en el primer semestre en el 9,8%, frente al 7,9% del mismo periodo del año anterior.

En concreto, el margen neto antes de provisiones aumentó un 3,1%, hasta 1.186 millones de euros, gracias a la estabilidad del negocio bancario básico y a la buena evolución de los gastos. La evolución del segundo trimestre de 2015 respecto al primer trimestre del año también es positiva, con un alza del 8,6%, hasta 617 millones de euros.

La bajada de morosidad que viene registrando Bankia desde hace seis trimestres permitió reducir el volumen de dotaciones a provisiones hasta los 430 millones de euros en el semestre, un 23,8% menos.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, ha afirmado que Bankia cierra la primera mitad del año con una rentabilidad próxima al 10%, en línea con el objetivo para todo el ejercicio, y con una “clara mejora” de los resultados en el segundo trimestre.

“Encaramos el último semestre del Plan Estratégico 2012-2015 en la senda de cumplir los objetivos a los que nos comprometimos hace tres años: una eficiencia en el entorno del 40% y unas dotaciones a provisiones de apenas el 0,5% de nuestra cartera crediticia”, ha subrayado.

El margen de intereses mejoró en el segundo trimestre respecto al trimestre anterior y suma en el acumulado del año 1.388 millones de euros (-2,8% respecto al primer semestre de 2014). Sin el efecto de la depreciación de los bonos de la Sareb, que han pasado de aportar 202 millones de euros en la primera mitad de 2014 a apenas 88 millones este año, el margen de intereses habría subido un 6%.

La entidad ha explicado que ese incremento se produce, a pesar del contexto de tipos de interés bajos, como consecuencia de que el abaratamiento del pasivo ha compensado la menor rentabilidad de la cartera de crédito, impactada por la repreciación de las hipotecas. El margen de clientes, que se situaba en el 1,2% en el segundo trimestre de 2014, alcanzó el 1,44% en el mismo periodo de 2015.

Los ingresos por comisiones alcanzaron los 481 millones de euros en el semestre, un 2,9% más que un año antes, impulsados por el incremento de los ingresos derivados de la comercialización de fondos de inversión y seguros.

El conjunto de ingresos del banco (margen bruto) se elevó hasta los 2.029 millones de euros entre enero y junio, en línea (+0,1%) con los de un año antes.

Asimismo, la contención de costes continúa siendo una constante, según ha subrayado la entidad. Los gastos de explotación se redujeron un 3,8% en el semestre, hasta los 843 millones de euros. De esta manera, el ratio de eficiencia se sitúa en el 40,5%, frente al 41,2% de un año antes.

REDUCCION DE LA MOROSIDAD

El saldo de créditos de dudoso cobro acumuló un descenso en el año de 1.239 millones de euros, tras bajar en el segundo trimestre en 776 millones. De este modo, el ratio de morosidad cae hasta el 12,2%, frente al 12,86% del cierre de 2014 y el 14,03% de junio del año pasado.

La entidad ha destacado que la reducción de la morosidad se produce en paralelo a un incremento de la tasa de cobertura. Esta ratio alcanza el 60,6%, frente al 57,6% de diciembre pasado.