Los 65 candidatos de la lista avalada por Pablo Iglesias, entre los que figura la plana mayor de su dirección, arrasan en las primarias y coparán las planchas electorales. Cargos del partido en Cataluña se rebelan contra la política de pactos del secretario general.

El sector crítico de Podemos no entrará en las nuevas Cortes Generales que se constituirán tras las elecciones de final de año. Los resultados de las primarias que la dirección diseñó a la medida de Pablo Iglesias han corroborado el éxito de los estrategas, que llenarán las listas al Congreso y al Senado de personas de la absoluta confianza del secretario general.

Los 65 integrantes de la candidatura oficialista, denominada Equipo Pablo Iglesias, ocuparon las 65 primeras posiciones en la consulta a las bases, que registró el peor dato de participación en un proceso de estas características desde la constitución de Podemos y cuyos resultados se hicieron públicos ayer. Tras los aspirantes avalados por Iglesias quedaron el sindicalista andaluz Diego Cañamero, el alcalde de Marinaleda, Juan Manuel Sánchez Gordillo, y el cineasta Benito Zambrano. Los tres formaron parte de la alternativa Utopía y Dignidad, respaldada por la líder del partido en Andalucía, Teresa Rodríguez.

El partido emprenderá ahora un proceso “similar al MIR” de los médicos por el que los ganadores de las primarias elegirán circunscripción

De esta manera, los críticos sufren el peor varapalo desde el nacimiento de la formación, puesto que sí lograron tener presencia en el Parlamento Europeo, en direcciones autonómicas claves como la de Madrid e incluso entre las secretarías regionales, ya que controlan las de Andalucía y Navarra con la citada Rodríguez y con Laura Pérez. Esta corriente está en gran parte integrada en el movimiento Anticapitalistas, heredero del partido Izquierda Anticapitalista, de cuya estructura se valió Podemos para expandirse por toda España. Llegado el momento decisivo del año político más convulso desde la Transición, se ven relegados tras un proceso interno precipitado en los plazos, que les dejó sin margen de maniobra para organizarse.

Podemos establecerá ahora un proceso “similar al MIR” de los médicos, en virtud del cual los ganadores de las primarias elegirán circunscripción por la que concurrir. Habrá dos factores de corrección: uno para garantizar la composición de listas cremallera -que se alternen hombres y mujeres- y otro para dejar huecos a los partidos con los que se establecerán alianzas electorales en Cataluña, Valencia, Baleares o Galicia.

Solo habrá escaño para 30 o 40 candidatos

Así las cosas, y teniendo en cuenta que actualmente las encuestas vaticinan para los de Iglesias entre 30 y 40 diputados, los críticos pueden ir olvidándose de entrar en la Cámara Baja. Aunque finalmente se elaboren listas de integración, los vencedores de las primarias harán valer tal condición para seleccionar las plazas por las que más posibilidades hay de salir elegido. Esto hará que afloren casos de ‘cuneros’ que se presenten por provincias en las que no residen, cosa que por otra parte lleva dándose en España desde la llegada de la democracia y en todos los partidos políticos.

Íñigo Errejón, Carolina Bescansa, Irene Montero, Rafael Mayoral, Sergio Pascual o Auxiliadora Honorato, miembros todos ellos de la ‘guardia de corps’ de Iglesias, serán de los primeros en elegir puesto. También han quedado en buena posición los independientes integrados en la candidatura oficialista, Tania Sánchez y José Manuel Gómez Benítez, que en principio no tendrán mayores problemas para hacerse con un escaño del Congreso.

Pablo Echenique, líder de Podemos en Aragón y presidente del comité electoral, defendió ayer la legitimidad de las primarias y asumió el discurso oficial de que la participación no ha sido insuficiente. Además, fuentes de la dirección incidieron en el hecho de que ha habido un alto porcentaje de afiliados que ha rehusado votar en bloque una lista y en lugar de ello ha seleccionado integrantes de varias de ellas. En torno a un cuarto del total de votantes habría actuado de esta manera, según el partido. Poca incidencia ha tenido, en cualquier caso, a tenor de los monolíticos resultados.

Cargos de Podemos en Cataluña denuncian opacidad en la negociación del pacto con ICV y EUiA

Mientras tanto, el descontento creciente de parte de las bases y del sector crítico con la dirección comienza a cristalizar en actuaciones como la rebelión de cargos de Cataluña contra la política de pactos de Podemos, que consideran opaca. Los afiliados de la formación morada en esa región están llamados a refrendar estos días la alianza acordada con ICV y EUiA -y a la que hoy podría sumarse también Procés Constituent-, hecho que han aprovechado los descontentos para hacer pública su postura bajo el manifiesto Por un proyecto popular capaz de ganar la Generalitat.

“Sin los procesos adecuados, y los tiempos necesarios, las consultas pierden su valor y la oportunidad de que los círculos puedan pensar y madurar las decisiones más importantes de la organización, convirtiéndose esta votación en un mero trámite”, denuncian los firmantes, más de 250. Según ellos, ha habido “falta de información” en las negociaciones, que se han desarrollado de espaldas a las bases y dando como resultado “una coalición entre direcciones de partido que defraudará y desilusionará a las personas que defienden un cambio real y una transformación social”.

Al escrito se han adherido importantes dirigentes de Podemos en Cataluña, como los secretarios generales de Hospitalet del Llobregat, Badalona, Santa Coloma de Gramenet, Cornellá o Tortosa.