La operación aérea lanzada el pasado mes de septiembre por la coalición internacional liderada por Estados Unidos contra los grupos yihadistas en Siria ha causado la muerte de al menos 3.216 personas, incluidos 173 civiles sirios.

Según los datos recogidos por el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Londres pero con una amplia red de informantes dentro del país árabe, la operación se ha cobrado las vidas de al menos 3.042 miembros del llamado Estado Islámico (también conocido por el acrónimo) Daesh y del Frente al Nusra, vinculado a la red Al Qaeda.

La mayoría de los civiles caídos en estas operaciones, que comenzaron el 23 de septiembre, se encontraban en áreas relacionadas con la producción petrolera, como refinerías, pozos, edificios o vehículos, en las provincias de Al Hasakah, Deir Ezzor. Al Raqqa, Alepo e Idlib.

Entre los civiles muertos figuran 53 niños y 35 mujeres. Entre los casos más destacados, el Observatorio ha sido informado de la muerte de todos los miembros de una familia (una mujer, su esposo y sus cinco hijos) en la aldea de Dali Hasan (al este de la localidad de Serrin, en el noreste de la provincia de Alepo).

 

 

Un niño recorre una calle destruida por la guerra

 

Asimismo, ha recordado la matanza perpetrada “por error” en la noche del pasado 30 de abril contra la aldea de Bir Mahali, cerca de la misma ciudad de Serrin, en la que fallecieron 64 civiles. En aquel ataque, murieron 31 niños menores de 16 años (16 niños y quince niñas), 19 mujeres por encima de los 18 años, trece hombres mayores de 18 años y un joven de 18 años de edad, ha precisado el Observatorio.

A principios de mayo, el propio Observatorio condenó aquella matanza, que atribuyó  a “errores en las informaciones” recogidas por la coalición internacional, ya que, al parecer, se había detectado la supuesta presencia de vehículos de los yihadistas dentro de la aldea. “¿Cómo han podido morir tantos civiles y ningún combatiente de Daesh?”, se preguntó por entonces el director del Observatorio, Rami Abdelrahman, citado por la agencia Efe.

“Normalmente (en los ataques) hay pérdidas civiles, una, dos, tres, seis… ¿Pero un número tan grande de civiles?, es una masacre, una masacre en todo el sentido de la palabra. Tiene que haber una investigación sobre quién dio la información”, denunció.

Muertos de Al Qaeda y de Daesh

El balance de la operación incluye la muerte de 115 combatientes del Frente al Nusra abatidos durante una ataque aéreo contra sus cuarteles generales en el oeste de Alepo y en el entorno de Idlib. Entre los muertos se encuentran importantes comandantes, como Abo Homam, jefe militar del Frente al Nusra; Abo Omar al Kerdi, Abo Hamzah al Faransi, Abo Qutadah al Tonusi y un líder de Al Qaeda en ascenso, Mohsen al Fadli.

Asimismo, los ataques de la coalición han causado la muerte de 2.927 miembros de Daesh, la mayoría combatientes no sirios, que cayeron durante los bombardeos contra sus cuarteles generales y contra las refinerías de Homs, Al Hasakah, Al Raqqa, Deir Ezzor y Alepo. Entre los fallecidos figuran numerosos líderes, saudíes y de otras nacionalidades, como Abo Osama al Iraqi, wali (gobernador) del llamado Estado Al  Brakah; Aamer al-Refdan, quien había ejercido de wali en el Estado de Al Jeir; y Abo Sayyaf. Un combatiente de una brigada islámica que había sido capturado por Daesh murió durante un ataque de la coalición contra los cuarteles del Estado Islámico en Madan, en Al Raqqa.

El Observatorio cree que el número real de muertos entre las filas del Daesh y otras facciones es superior al documentado, debido al secreto que mantiene el Estado Islámico respecto a sus bajas. En ese sentido, la organización ha recibido informaciones, que no ha podido constatar, sobre la muerte de alrededor de otros 200 miembros de Daesh en ataques aéreos.  

Ataques de la aviación de Al Assad

Por otra parte, el Observatorio ha documentado en las últimas horas la muerte de 37 civiles (incluidos diez niños y 14 mujeres) como consecuencia de los ataques aéreos de las fuerzas del régimen de Bashar al Assad en varios puntos del país.

Nueve de los civiles fallecieron en un barrio de Alepo y en una aldea de Iblid. Se trata de una mujer y sus tres hijos que perdieron la vida por la explosión de una bomba de barril en el barrio de Myassar, en Alepo, ayer jueves por la noche; y de cinco civiles, entre ellos al menos un niño, muertos por un ataque aéreo en la aldea de Kafar Mus, en Idlib, este viernes por la mañana.

Desde octubre de 2014, la organización ha constatado al menos 26.517 ataques aéreos por parte del régimen (incluido el lanzamiento de 14.393 bombas de barril desde helicópteros), que han causado la muerte de al menos 4.879 civiles, incluidos 684 mujeres y 1.001 niños.

 

Imagen | Cuenta de Facebook del OSDH