El Gobierno aprobó este viernes una resolución que autoriza a los empleados públicos que se encuentren en baja médica, permiso de maternidad o paternidad a aplazar sus vacaciones y disfrutarlas una vez concluya esta situación.

La norma, publicada este viernes por el Boletín Oficial del Estado, se produce después de que la Comisión Europea diera un ultimátum a España para que respetase el derecho de los trabajadores de las administraciones a disfrutar de sus vacaciones en esta situación, o en su caso a abonarlas, según ha informado la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) en un comunicado.

“El Gobierno se ha visto obligado a publicar esta resolución coincidiendo con el periodo estival y antes de que concluya el mes de julio, uno de los meses tradicionales de vacaciones”, recuerda la principal central sindical de los funcionarios.