La aerolínea franco-holandesa Air France-KLM anunció hoy nuevos recortes por valor de 300 millones de euros tras cerrar el primer semestre de 2015 con unas pérdidas de 637 millones de euros, el 2,9 % más que las de un año antes.

A ese ahorro de gastos se le añade la previsión de cerrar líneas deficitarias, la revisión a la baja de sus capacidades para la próxima temporada de invierno, entre octubre y marzo, y la aceleración y amplificación de sus otras iniciativas de reducción de costes, indicó la compañía en un comunicado recogido por Efe.

El primer semestre, según el presidente de la aerolínea, Alexandre de Juniac, ha estado marcado por una “excepcional volatilidad de las tasas de cambio y del precio del carburante”, así como por “una creciente presión sobre los ingresos unitarios”. La aerolínea precisó que todas las iniciativas de su plan estratégico “Perform 2020” ya están en fase de negociación, y añadió que es indispensable que esta llegue a buen puerto para poder relanzar la dinámica de mejora de los resultados.

KLM ha firmado ya un acuerdo con sus sindicatos, y las negociaciones de Air France con los suyos está previsto que concluyan a finales de septiembre.

El grupo contempla ese nuevo ahorro tras informar de pérdidas en su resultado de explotación por valor de 232 millones de euros en el primer semestre, y una cifra de negocios que avanzó un 2,4 % pero supuso una caída del 3,6 % en términos comparables, hasta 12.298 millones de euros.

La aerolínea detalló que en los seis primeros meses del año, todos los ahorros anotados en la factura de carburante (683 millones) fueron absorbidos por la presión sobre los ingresos unitarios (545 millones) y el efecto negativo sobre la tasa de cambio (135 millones). Para el conjunto del año, no obstante, avanzó que mantiene su objetivo de registrar una mejora del coste unitario de entre el 1 y el 1,3 %, y de que su nivel de deuda neta se sitúe cerca de los 4.400 millones de euros.