…y un gran salto para la animación española por ordenador. Eso pensé hace unos días, cuando vi el tráiler de Atrapa la bandera mientras esperaba el comienzo de la proyección de la (otra) película por animación por excelencia de este verano, Del Revés . Dicho tráiler podría llevar a pensar a un espectador inadvertido que Pixar iba a estrenar dos películas en el mismo verano.

Y es que la factura técnica de la película de 4 Cats Pictures, Lightbox Entertainment, Telecinco Cinema y Telefónica Studios es impecable. Con un mcguffin 100% made in USA, Atrapa la bandera es un vehículo ideal para el entretenimiento sin más pretensiones. (¡Atención, spoiler!: un millonario con un más que sospechoso parecido a Richard Branson tanto en aspecto como en nombre quiere borrar cualquier prueba de la presencia del hombre en la Luna para así argumentar que la llegada de 1969 fue un montaje, aunque su verdaderas intenciones son más maléficas, como no podía ser de otra manera).

No obstante, aquellos con conocimientos a nivel usuario de la carrera espacial o de teorías conspirativas disfrutarán con un par de guiños muy bien insertados en el primer acto de la trama, amén de otras frases de películas del género pronunciadas oportunamente por algún personaje.

Eso sí, los puristas, aspirantes a astronauta, ingenieros y en general, aquellos que disfrutan cuestionando supuestos fallos en las tramas no deben olvidarse de eso, de que es una película dirigida al público infantil, por lo que se le pueden disculpar muchos supuestos inverosímiles.

Los personajes y las motivaciones que les mueven y que hacen que la historia se desarrolle tampoco son excesivamente complicados, y beben de los tópicos de este género, como el conflicto padre e hijo en el que el nieto ayuda a la catársis, la fiel amiga o el bicho mascota.

‘Atrapa la bandera’ es sencillamente lo que es, una película realizada mucho más que dignamente y que cumple su objetivo de entretener

Y no utilizamos la palabra ‘tópico’ de forma despectiva, sino para recalcar que Atrapa la bandera es sencillamente lo que es, una película realizada mucho más que dignamente y que cumple perfectamente su objetivo de entretener y de mostrar de lo que es capaz la animación española. Y logra superar, de paso, comparaciones odiosas con otras películas parecidas por parte de padres que, muchas veces, no se informan cuando llevan a sus hijos al cine.

Precisamente por ser una producción española es lógico que pueda surgir la pregunta de por qué se ha recurrido a un argumento vinculado estrechamente con la historia y la mitología estadounidense. La respuesta puede residir en que una aventura espacial normalmente llama la atención del imaginario colectivo; o quizás se deba a la voluntad de hacerse un hueco en las pantallas de EEUU y de todo el mundo, con el acuerdo de distribución global alcanzado con Paramount. El objetivo es que la película triunfe atrapando cualquier bandera que se le ponga a tiro.