Ambos partidos volverán a reunirse este fin de semana para acabar de cerrar el acuerdo. Pablo Iglesias se estrella en sus primarias: el 85% de los afiliados de Podemos ni se molesta en participar en un proceso que fue impugnado por los críticos al considerarlo viciado.

Pablo Iglesias está a punto de cerrar el segundo capítulo de su plan estratégico para las elecciones generales. Tras acordar con ICV y EUiA presentarse bajo una misma lista en Cataluña, ahora los esfuerzos se centran en ultimar el pacto con Compromís en la Comunidad Valenciana, algo que está a punto de conseguir. Fuentes de la dirección de Podemos se muestran más que optimistas al respecto y apuntan que el acuerdo podría quedar definitivamente fraguado este fin de semana, cuando vuelvan a reunirse.

“La sintonía con Mònica Oltra es total y en los encuentros de los próximos días se seguirá avanzando en la negociación”, indican esas fuentes, que matizan que lo que está cerca de sellarse es “la alianza programática”, dejando para más adelante la confección de la lista electoral. Ese último trámite puede posponer un tiempo el anuncio oficial de la entente, añaden desde la formación morada.

Procés Constituent decide el sábado si se suma a la alianza de Podemos, ICV y EUiA en Cataluña

El proceso es el mismo que se ha seguido en Cataluña, donde las anteriormente citadas fuerzas de izquierdas -a las que el sábado se unirá presumiblemente Procés Constituent– se han aliado comprometiéndose a defender el derecho a decidir y a consensuar un cabeza de lista independiente entre las bases de los firmantes.

El acuerdo con Compromís supone un gran avance en los planes de Podemos, que solo cederá protagonismo en favor de otros actores políticos en cuatro regiones –Galicia y Baleares además de las citadas Valencia y Cataluña-, negándose a acuerdos a nivel nacional con partidos ideológicamente afines como IU y Equo. Y en ningún caso prescindirá de sus siglas y logotipo, por lo que la fórmula empleada para las coaliciones regionales será añadir un guion y un apellido al nombre del partido. Esta postura ha provocado un cisma en la formación del círculo, con el sector crítico mostrándose a favor de la confluencia global y apoyando la creación de Ahora en Común, nacida para reclamar precisamente eso.

Acto por la confluencia en Madrid

Dicha plataforma hará hoy en Madrid su presentación oficial, cediendo todo el protagonismo a miembros de la sociedad civil. Pretenden así despojarse de la etiqueta que Iglesias y los suyos le han puesto, asegurando que se trata de un instrumento para salvar a IU de la desaparición. En el acto estarán algunos cargos de Podemos críticos con la dirección, como el concejal de Madrid Pablo Soto, y figuras que en su momento respaldaron el proyecto de Iglesias, como el cantante Nacho Vegas.

Para revestir de legitimidad su decisión de hacer caso omiso a Ahora en Común, Podemos la ha sometido a referéndum entre la militancia. Desde el viernes y hasta la medianoche de ayer los registrados en la web del partido han podido manifestarse al respecto, además de votar en las primarias para elegir a los candidatos a las generales. Mañana se darán a conocer los resultados por boca de Pablo Echenique, presidente del Comité Electoral, aunque lo que sí se sabe ya es que ha sido el proceso interno con peor dato de participación.

Pablo Echenique dará a conocer mañana los resultados de las primarias

El descontento de buena parte de los simpatizantes con la forma en que se han desarrollado las primarias -que llevó a cientos de cargos a rebelarse contra el reglamento- y la falta de disputa real en la contienda han hecho que la abstención se dispare. Apenas 60.000 simpatizantes -de los 380.000 contabilizados- han votado por sus favoritos para las listas y/o se han pronunciado sobre la política de alianzas electorales.

La cifra representa algo más de la mitad de los que se movilizaron en la asamblea fundacional de Vistalegre -112.000 participantes, cuando el total de afiliados se situaba en 205.000- y no sobrepasa por mucho los 48.000 votos registrados en las primarias de las autonómicas, en las que no participaron los militantes de Andalucía, Cataluña, Galicia y País Vasco por no celebrar esas comunidades elecciones en mayo. El secretario de Organización del partido, Sergio Pascual, ya señaló el martes que las malas fechas, la falta de disputa entre candidatos reconocibles y el hecho de que esta sea la quinta votación interna en un año influirían negativamente. El mismo argumentario repitió ayer su líder en la Cadena SER.

La poca participación estigmatizará la más que segura victoria de las listas avaladas por Iglesias, cuyo éxito se da por descontado. Los más de 200 candidatos elegidos en el proceso integrarán las planchas electorales de las generales, dejando huecos para miembros de movimientos sociales y de partidos con los que se cerrarán alianzas a nivel autonómico.