La plataforma que aboga por la confluencia de toda la izquierda ante las generales reúne a 400 personas en Madrid y pide a Podemos “generosidad” para formar una candidatura ganadora. Reivindica el espíritu del 15-M y amaga con presentarse a las elecciones incluso sin el apoyo de Pablo Iglesias.

Pablo Iglesias tiene un problema. Ahora en Común, la plataforma ciudadana creada por miembros de IU, Equo y críticos de Podemos para reclamar la confluencia de la izquierda ante las generales, hizo ayer una demostración de fuerza en Madrid y dejó patente su voluntad de ir hasta el final en la lucha por la citada convergencia. Más de 400 personas desbordaron el auditorio elegido -una de las naves del Matadero capitalino- en una sofocante tarde donde el calor no dio un respiro. Realmente hacían falta muchas ganas de confluir para resistir hora y media allí, sin aire acondicionado, de pie o sentados en el suelo en muchos de los casos.

“Esto ya no hay quien lo pare”, proclamó Ramón Hernández, uno de los impulsores de Ahora en Común, en la última de las ocho intervenciones que se organizaron de forma coral. La plataforma quiere escenificar que es una iniciativa espontánea y ciudadana, no fruto de la sala de máquinas de IU, como asegura Podemos para justificar su distanciamiento de ella. Así, fueron activistas de movimientos sociales y miembros de las exitosas candidaturas municipalistas los que asumieron el protagonismo, reivindicando constantemente el espíritu entusiasta, colaborativo y apartidista del 15-M.

Los concejales de Ahora Madrid Pablo Soto y Pablo Carmona fueron de los primeros en intervenir

Entre ellos, dos figuras de lo más simbólicas: los concejales de Ahora Madrid Pablo Soto y Pablo Carmona. El primero, miembro de Podemos, se desvinculó de la línea seguida por la dirección -que rechaza cualquier convergencia global con otras fuerzas, así como renunciar a sus siglas en favor de una candidatura ciudadana- y retó a Iglesias a preguntar de verdad a sus bases qué es lo que quieren. Se permitió incluso sugerirle la cuestión que debe formular: “¿Quieren participar en una confluencia en la que se pueda elegir el programa electoral, la marca y las listas?”.

Soto, que en su momento participó en el equipo de Transparencia de la formación morada pero que ahora se dice entregado exclusivamente al Ayuntamiento de Madrid, pidió a los presentes que mantuvieran la calma porque aún “estamos a tiempo de todo”, en referencia a las opiniones que estiman que ya no hay plazo para lograr una alianza de la izquierda. Además, criticó a las fuerzas que “intentan imponer su marca, porque lo que están intentando es absorber y la marca la debe decidir el propio proceso, es decir, la gente”. La clara alusión a la postura de la dirección de Podemos sería solo el prólogo del rosario de referencias que Iglesias y los suyos habrían de recibir.

24 horas despúes del ‘pinchazo’ de las primarias de Podemos

Y todo ello un día después del ‘pinchazo’ de las primarias del partido morado, que registró el peor dato de participación en un proceso interno desde que se creó. Este hecho fue muy comentado entre los asistentes al evento de Ahora en Común, que lo leían como una clara muestra de que las bases de Podemos no están de acuerdo con la hoja de ruta de la formación. “El dato es elocuente, debería moverles a una reflexión, es que se han quedado en 60.000 participantes cuando en las primarias de las europeas, cuando eran unos desconocidos, votaron 33.000”, reflexionaba uno de los presentes en conversación con SABEMOS.

El concejal madrileño de Economía, Carlos Sánchez Mato, el teniente de alcalde de la ciudad, Mauricio Valiente, o el cantante Nacho Vegas -que cerró el acto con su actuación- fueron algunos de los centenares que escucharon las propuestas de los activistas, que ya han recibido el apoyo online de 26.000 personas, además de los 121 personajes de la cultura que firmaron a su favor.

“Podemos ha echado abajo todas las ilusiones que pusimos”, se lamentó un asistente en el turno de intervenciones

La alcaldesa de Ciempozuelos, Chus Alonso, líder de “la única candidatura ciudadana que ganó las elecciones en la Comunidad de Madrid”, pidió seguir el ejemplo de su plataforma, donde “cada uno tiene su identidad pero no somos identitarios”, “dejar las mochilas a un lado y decir que tenemos que gobernar este país porque lo merecemos”. Y de nuevo citó al 15-M como fuente de inspiración, el leitmotiv que siguieron todas las intervenciones a modo de evocación nostálgica de los comienzos del proyecto de Iglesias, a los que un miembro del público sí se refirió sin cortapisas: “Pido a Ahora en Común que no le pase como a Podemos, todas las ilusiones que pusimos nos las han echado abajo”.

Varios más citaron por su nombre al partido del círculo y a su líder en el turno de intervenciones, uniendo sus voces a las continuas alusiones más o menos veladas de los ponentes y convirtiendo el acto en un instrumento de presión para que Iglesias se replantee su estrategia. El coordinador del programa electoral de Zaragoza en Común -que apeló a la “generosidad” de todas las fuerzas para entenderse-, una concejala de Ganemos Pinto y dos activistas sociales sin más compromiso político pusieron también su granito de arena, advirtiendo a preguntas de los asistentes que el proyecto recién nacido llegará hasta donde la ciudadanía lo lleve. ¿Se atreverían a presentar su propia candidatura a las generales si Podemos sigue negándose a confluir con ellos?. “Esto va a ser lo que la gente quiera que sea”. Y el órdago quedó lanzado.