El ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, ha afirmado este miércoles que hay “plena actividad” para encontrar a los periodistas españoles que desaparecieron en Siria y ha pedido “tranquilidad” al recordar que en el pasado se produjeron otros secuestros que finalmente se resolvieron de forma positiva.

En un foro en Casa de América, en Madrid, el ministro ha señalado (citado por la agencia Europa Press) que su departamento está en contacto permanente con la Embajada de España en Ankara, que es la que lleva las operaciones, dirigidas por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI). Aunque ha indicado que el Gobierno solo tiene en Siria un documentalista, ha añadido que también hay miembros del CNI.

Igualmente, ha habido contactos con las embajadas de “todos los países amigos”, según García-Margallo, que también ha hablado con el enviado especial del secretario general de la ONU en Siria, Staffan de Mistura, sobre la situación de Antonio Pampliega, Ángel Sastre y José Manuel López.

El ministro ha insistido en pedir “máxima discreción y respeto” para los tres periodistas, como han reclamado sus familias. “Estamos, desde que conocemos la noticia, en plena actividad”, y “todos los precedentes son buenos”, ha subrayado, agregando que en estos casos “dependes mucho de los movimientos de la parte que ha secuestrado”, pero que “se está haciendo todo lo posible” y espera que se resuelva.

García-Margallo ha dicho que este suceso se ha llegado a conocer en España a raíz de su publicación, hace unos días, en un periódico árabe, pero que “ha habido muchos que se han resuelto sin que hayan pasado a los periódicos”. Refiriéndose a otros casos que sí llegaron a la opinión pública, ha destacado los secuestros de españoles en Malí, Somalia y Siria que “se resolvieron felizmente”.

NO HAY REIVINDICACIÓN DE NINGÚN GRUPO

A preguntas de los periodistas sobre los detalles del secuestro –una información apunta a un grupo de hombres armados vestidos con ropa de estilo paquistaní en Alepo–, ha contestado que el Ministerio no maneja hipótesis y que de momento no ha habido reivindicación de ningún grupo. “Lo que nos preocupa es traerlos a casa cuanto antes sanos y salvos”, ha añadido.

“Tengan la absoluta seguridad de que el Servicio Exterior español, cada vez que hay un compatriota en dificultades, ponemos lo mejor de nosotros mismos. Contamos con todos nuestros amigos y aliados, contamos con Naciones Unidas y estamos haciendo todo lo que podemos humanamente”, ha asegurado.