El sindicato de controladores aéreos USCA se sentará este jueves a acercar posturas con el ente público responsable de la navegación aérea, Enaire, en el marco de la huelga convocada para este fin de semana.

En declaraciones a Sabemos, la secretaria de comunicación de USCA, Susana Romero, ha explicado que el sindicato ha esperado a que Enaire se pusiera en contacto con ellos para “intentar evitar” las dos últimas jornadas de paros parciales que se van a realizar este sábado y este domingo. “Como no ha sido posible hemos pedido nosotros una reunión con ellos”, ha matizado.

La huelga parcial se limita al sábado 25 entre las 11.00 y las 13.00 horas y al domingo entre las 17.00 y las 20.00 horas. Se trata de una iniciativa del sindicato para protestar contra el despido de un controlador en Santiago de Compostela y contra las sanciones a 61 controladores del centro de Barcelona, ambos casos a raíz del cierre del espacio aéreo de 2010.

“Nosotros iremos de nuevo con las mismas peticiones, dispuestos a negociar, pero nos tememos que nos vamos a encontrar con la misma actitud que en las últimas reuniones, en las que Enaire nos dijo que no puede quitar las sanciones”, ha subrayado Susana Romero.

Parte del problema estriba, según esta representante sindical, en que el ente público dice no tener competencia para frenar las acciones disciplinarias.

“Ellos dicen que no pueden negociar, que no tienen capacidad, pero el Ministerio de Fomento tampoco nos llama. Estamos en el mismo punto. No obstante, vamos a ser optimistas y positivos hasta el último momento e ir a esta reunión a ver qué pasa”, ha concluido Susana Romero.

Poco efecto

En USCA temen que la huelga vuelva a tener poco efecto en el tráfico aéreo, como en los anteriores paros, ya que los servicios mínimos decretados por Fomento son del 80%.

Es lo que cree Susana Romero, quien ha indicado que la proporción es mucho mayor si sólo se tiene en cuenta al personal que está controlando el espacio aéreo y no a los trabajadores de guardia.

Ante la escasa repercusión de estas medidas de presión, Romero ya adelantó que USCA tenía que replantearse los siguientes pasos en el conflicto laboral, aunque las jornadas de paros de este fin de semana siguen sobre la mesa.

Habrá que cambiar la estrategia, que no sé cuál puede ser, pero algo sí habrá que hacer. Está claro que con este derecho a la huelga que no tenemos, no tiene ningún sentido continuarla”, afirmó. Ante esta situación, precisan desde USCA, se contemplan otras alternativas para hacer que las siguientes huelgas, si se convocan, tengan más repercusión.

 

Foto: Flickr – frankieleon