La presidenta de Baleares, Francina Armengol, ha declarado este miércoles que la figura del impuesto turístico “ecotasa” está implantada en “muchísimos” lugares del mundo, como en Berlín o Cataluña, y que “se cobra en muchísimos sitios y no pasa nada”.

“No hay que dramatizar en una cuestión como ésta”, ha señalado Armengol (PSIB-PSOE) durante una entrevista en RNE recogida por la agencia Efe. La comunidad insular, ha explicado, recibe cada año 13,5 millones de turistas y, por tanto, es necesario reinvertir en las zonas turísticas, para lo cual es preciso disponer de más fondos económicos.

Armengol ha explicado que la intención del gobierno que gestiona junto a los econacionalistas de MÉS es aplicar un impuesto turístico en las islas y con ese objetivo se está hablando con el sector turístico balear.

La presidenta ha reconocido que “entiende” la postura de los empresarios, pero no la de la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego, que ha “atacado duramente” esta decisión del nuevo gobierno balear de lograr más dinero para una comunidad que es, a su juicio, una de las peor financiadas de España.

Al respecto, Armengol ha aludido al informe del Ministerio de Hacienda de la balanza fiscal de las comunidades de 2012 que sitúa a Baleares en la segunda peor financiada, y ha mantenido que los ciudadanos de las islas “no se merecen más recortes, sino más derechos y garantías”.