El sindicato Manos Limpias ha denunciado este martes a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, y a los nueve concejales de su ejecutivo por un presunto delito de prevaricación en el acuerdo de la moratoria de alojamientos turísticos.

En la denuncia, consultada por Europa Press, el sindicato considera que en la decisión del Ayuntamiento se dan los agravantes de abuso de autoridad y prevalece del carácter público que tienen los denunciados. El sindicato afirma que “no se dan las circunstancias extraordinarias ni de alarma social” para suspender este tipo de licencias, una decisión que perjudica al sector y al interés público general, añade.

Sostiene que el equipo de Colau ha prescindido “de manera total y absoluta” de las fases que el procedimiento administrativo establece para aprobar la suspensión durante un año de licencias hoteleras. Considera “verdaderamente insólito que cuando los miembros del equipo de gobierno municipal todavía no han aterrizado” en el consistorio hayan adoptado un acuerdo de esta envergadura a partir de un informe ‘ad hoc’ de la dirección general de Urbanismo.

Según critica, la moratoria de licencias turísticas aprobada el 1 de julio y que afecta a una treintena de proyectos hoteleros, fue acordada “manu militari” por el equipo de Colau.