La dirección considera que la posición de ventaja de Pablo Iglesias ha influido negativamente en la participación, que apenas supera el 10%. También cree que ha sido un hándicap el hecho de votar en pleno verano.

Tres factores explican la baja participación en las primarias de Podemos, según su dirección. La ausencia de debate interno -las listas avaladas por Pablo Iglesias parten con ventaja ya que el sector crítico no ha tenido tiempo de organizarse-, el hecho de celebrarse en pleno verano y el cansancio que podrían haber experimentado unas bases llamadas a votar por quinta vez en menos de un año son las causas de una llamativa desmovilización en el partido que dice ser el más abierto a los ciudadanos. Así lo ha explicado hoy su secretario de Organización, Sergio Pascual, en rueda de prensa posterior al Consejo de Coordinación.

“El nivel de competencia por la candidatura a la presidencia del Gobierno es relativamente bajo, entre quienes disputan esa posición pareciera que parte con enorme ventaja nuestro secretario general por su nivel de conocimiento”, ha explicado Pascual al ser preguntado por el asunto. A esta hora, apenas 44.000 de los casi 380.000 simpatizantes que Podemos tiene registrados ha emitido su voto para elegir candidatos al Congreso y al Senado y para manifestarse sobre la política de alianzas electorales del partido, algo que también se somete a referéndum estos días.

En octubre, cuando Iglesias y Echenique midieron sus fuerzas, votaron más de 112.000 militantes

Según la dirección, “es lógico que la gente se sienta impelida a participar cuando incluso vosotros como periodistas reflejáis más el debate en torno a diferentes posiciones”, una situación que no se ha dado esta vez. En la asamblea fundacional de Vistalegre, cuando Iglesias y Echenique midieron sus fuerzas en un vivo debate, fueron 112.000 los participantes, el 54% del total.

Además, la formación morada considera que “el hecho de que las fechas no acompañen precisamente” también ha influido de forma negativa. Podemos decidió hace unas semanas acelerar los plazos de las primarias, hecho que justificó por la posibilidad de que las generales se adelantaran y que impidió a los críticos organizarse de manera efectiva para plantar cara al sector oficialista.

Por último, Pascual considera que el hecho de que este sea el “quinto proceso de primarias en un año” ha podido provocar cierto hastío entre las bases, que además no siempre se sienten igual de concernidas ante las votaciones internas. “A la gente le despierta distinto interés cada uno de esos procesos, se van inscribiendo en la plataforma en función de sus intereses”, ha explicado. Así, unos se registraron exclusivamente para votar en Vistalegre, otros para designar candidatos autonómicos y otros han podido hacerlo ahora para votar las listas a Cortes Generales.

En cualquier caso, el dirigente del partido del círculo cree que lo mejor es esperar a ver “el resultado de la participación” final, mañana por la noche, y resalta que “no me parece en absoluto un número pequeño que más de 40.000 personas se puedan interesar” por una convocatoria de estas características.

Lo cierto es que la cifra no llega ni a la mitad de las que votaron sobre el modelo de partido en octubre de 2014 y confirma la tendencia de caída libre en la participación de las bases de Podemos en procesos de votación interna.