El socialista Javier Fernández ha sido reelegido presidente del Principado de Asturias en la tercera votación del pleno de elección gracias a los 14 votos del PSOE y a los cinco de IU.

De este modo, Fernández (Mieres, 1948) se impone a la candidata popular, Mercedes Fernández, que obtuvo el apoyo de sus once parlamentarios y de los tres de Foro, según han informado las agencias.

Los nueve parlamentarios de Podemos y los tres diputados de Ciudadanos han optado por la abstención, tras no alcanzar acuerdos que favoreciera dar su apoyo a ninguna de las dos candidaturas y ante la imposibilidad de votar en contra en el proceso de Elección.

Fernández, que afronta su segunda legislatura como presidente del Principado, había alcanzado la semana pasada un acuerdo de investidura con IU a cambio de un plan de rescate social y de la reforma de la ley electoral, entre otras medidas.

Javier Fernández, séptimo presidente regional desde que Asturias celebró sus primeras elecciones autonómicas en 1983, tomará posesión de su cargo, probablemente, el próximo sábado. El Principado ha sido la última comunidad en elegir presidente tras los comicios autonómicos del 24 de mayo.

La Cámara asturiana se constituyó en esta décima legislatura el pasado 16 de junio y, una semana después, el martes día 23, comenzó el Pleno de Elección con los discursos de los tres candidatos proclamados: el socialista Javier Fernández, la popular Mercedes Fernández y el cabeza de lista de Podemos en Asturias, Emilio León.

En la primera votación cayó la candidatura de Podemos al ser la menos votada, con nueve apoyos frente a los 14 del PSOE y los 11 del PP, ante la abstención de los grupos de IU, Foro y Ciudadanos.

En la segunda votación, celebrada el viernes 3 de julio, se produjo un empate a 14 escaños entre las candidaturas socialista y ‘popular’ al votar los tres diputados de Foro a Mercedes Fernández, algo que no estaba previsto y que obligó al PSOE a retomar las negociaciones para lograr el voto de otros partidos.

Tras varias reuniones con Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida, finalmente ha sido esta última formación la que decidió dar su apoyo al candidato socialista tras alcanzar un acuerdo programático revalidado en consulta por la militancia.