Ibercaja ha colocado este martes una emisión de 500 millones de euros en obligaciones subordinadas con vencimiento previsto en julio de 2025 y a un precio de emisión del 100%, según ha comunicado la entidad a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El desembolso y cierre de esta emisión está previsto que se realice el próximo 28 de julio, sujeto a la firma del contrato de suscripción, así como al cumplimiento de las condiciones establecidas en el mismo, según recoge Europa Press.

En concreto, las obligaciones devengarán un cupón fijo anual del 5% hasta el 28 de julio de 2020. A partir del día siguiente, devengarán un interés fijo igual al tipo swap a cinco años aplicable más un margen del 4,551%. Los bancos colocadores de la emisión han sido Barclays, J.P. Morgan, UBS y BBVA.

Las obligaciones subordinadas se regirán por el derecho inglés, estando prevista su admisión a cotización y negociación en el Mercado AIAF de Renta Fija.

Amplia demanda

La demanda recibida en esta emisión ha sido superior a 925 millones de euros, casi el doble del volumen de la emisión. Finalmente, ha sido suscrita por más de 70 inversores institucionales “de primer orden”, según la entidad.

Además, el 87% de la emisión se ha colocado entre inversores internacionales de diferentes procedencias geográficas. Por tipología de inversor, más del 70% de la emisión se ha colocado entre fondos, un 16% entre ‘hedge funds’ y el 14% restante entre bancos, aseguradoras y banca privada.

El banco ha señalado que el mix de los suscriptores “evidencia un claro perfil de estabilidad y confianza a largo plazo en el proyecto de Ibercaja”.

Ibercaja ha comunicado a la CNMV que solicitará el tratamiento de las obligaciones subordinadas como instrumentos de capital de nivel 2 (Tier 2) a efectos de los requisitos de fondos propios a que esté sujeto conforme al reglamento sobre los requisitos prudenciales de las entidades de crédito y las empresas de inversión.

Reforzar el capital Tier 2

La emisión supondrá añadir 200 puntos básicos de capital al ratio Tier 2 del banco, lo que le permitirá cumplir con los requisitos de Basilea III. Asimismo, constituye un primer paso para la estrategia de optimización y diversificación de la base de capital de la entidad tras la integración de Caja3. La culminación de este proceso será la salida a bolsa de la entidad antes de diciembre 2018.

Con esta colocación, Ibercaja Banco vuelve a los mercados financieros tras cinco años sin realizar emisiones. La entidad ha señalado que la fuerte demanda de los inversores institucionales supone “un claro respaldo” al nuevo Plan Estratégico del banco cuyos objetivos son alcanzar una rentabilidad sobre los fondos propios tangibles del 10%, un ratio de capital de máxima calidad (‘fully loaded’) del 10% y una ganancia de cuota de mercado minorista de 10 puntos básicos al año.