El entrenador del Bayern de Munich y gran emblema del Barça cerrará la lista independentista en las elecciones catalanas de septiembre. Atletas como Marta Domínguez o Ruth Beitia, judokas como Isabel Fernández y ciclistas como Prudencio Induráin o Martín Perdiguero también se lanzaron a integrar planchas electorales de diferentes partidos.

Pep Guardiola, uno de los grandes emblemas de la historia del Fútbol Club Barcelona, cerrará la lista independentista de CDC, ERC y entidades sociales en las elecciones catalanas de septiembre, ratificando así un compromiso político que nunca disimuló. El gesto de Guardiola es meramente simbólico, puesto que no tiene ninguna opción de salir elegido diputado, pero refleja una tendencia cada vez más acentuada en el mundo del deporte, donde en los últimos años han proliferado los casos de atletas, judokas o ciclistas que han pasado a integrar las filas de algún partido.

El deporte rey ha sido particularmente prolífico para la actual formación en el Gobierno de España. El maratoniano Abel Antón, la saltadora de altura Ruth Beitia, el marchador Jesús Ángel García Bragado o la campeona del mundo de 3.000 metros obstáculos Marta Domínguez están plenamente integrados en el PP, siendo todos ellos cargos electos. Domínguez es senadora y activa militante del centro derecha en Palencia, Bragado concejal en Sant Adriá del Besós (Barcelona), Antón senador por Soria y Beitia parlamentaria en Cantabria. Por la misma formación fue concejal en León el lanzador de peso Manolo Martínez, directora general de Deportes de Madrid la triplista Carlota Castrejana o concejala en Salamanca la velocista Sandra Myers.

Dos excepciones a la norma de que los atletas son del PP supusieron Natalia Rodríguez, mediofondista catalana que fue edil del PSC en Tarragona, y Fermín Cacho, campeón olímpico de 1.500 que dio su apoyo a Zapatero en las generales de 2008. Otros deportistas de éxito seducidos por el PSOE fueron el gimnasta Gervasio Deferr, el portero de balonmano José Javier Hombrados o la ciclista Dori Ruano.

Además de en el atletismo, el PP ha pescado apoyos en la vela (Theresa Zabell), el fútbol (Miguel Reina, Fernando Gómez) o el judo (Miriam Blasco, Isabel Fernández), convirtiéndose en la formación más apoyada por deportistas.

También los partidos minoritarios han protagonizado algunos fichajes de ese popular mundo, como fue el caso de CiU atrayendo al exportero del Barça Albert Jorquera (fue en la lista municipal de Girona en 2011). Y a la causa soberanista catalana se han abrazado, además del club blaugrana como institución, el balonmanista Enric Masip o la tenista Laura Pous.

Unión del Pueblo Navarro (UPN) tuvo con la adhesión de Prudencio Induráin, hermanísimo de Miguel, su momento de gloria en la cosa, como lo tuvo el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) con la adhesión de la subcampeona de España de 10.000 metros Elena Moreno o los abertzales de Amaiur con la incorporación de Xabier Mikel Errekondo, internacional con la selección española de balonmano durante varios años.

En cuanto a los partidos emergentes, también comienzan ya a sumarse a la moda de incluir deportistas en sus proyectos. El judoka Óscar Peñas ocupa un papel cada vez más relevante en Podemos, mientras que Miguel Ángel Martín Perdiguero, bronce en el campeonato de España de ciclismo en ruta en 2002, fue el cabeza de lista de Ciudadanos a la alcaldía de San Sebastián de los Reyes (Madrid) el pasado mes de mayo. Perdiguero, que antes había pasado por el PP, fue el cuarto candidato más votado con el 12,35% de los sufragios (tres concejales). Deporte y política, dos mundos cada vez más relacionados.