La recién investida presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, declaró este martes que “no es el momento” de poner en marcha la Disposición Transitoria Cuarta, que prevé el mecanismo de incorporación de Navarra a Euskadi, y advirtió de que “ni tan siquiera” es “una de las necesidades o urgencias de esta sociedad”.

En una entrevista a la Cadena Ser recogida por Europa Press, Barkos afirmó que “nunca” ha escondido que ella es una persona abertzale, pero quiso dejar claro que “jamás aceptaría otra cosa que no sea la propia decisión de los navarros sobre su destino político”.

Además, destacó que en el acuerdo programático alcanzado por Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra para el nuevo Gobierno foral no se contempla activar la Disposición Transitoria Cuarta porque “no es el momento”, si bien “evidentemente es una posibilidad política”.

Asimismo, Barkos reiteró que aspira a “gobernar para todos” y “hacer de la pluralidad identitaria de Navarra una oportunidad y no tanto un problema”. “Es importante que superemos esto”, sostuvo.

En cuanto al euskera, y preguntada por si con su Gobierno se va a extender más, Uxue Barkos aseguró que su deseo es que cuando termine la legislatura “el euskera esté tan extendido como la ciudadanía navarra quiera y desee”, después de años en los que “se ha impedido el libre ejercicio de elegir educación en euskera en la red pública”.

Finalmente, preguntada por las críticas al nombramiento de Mari José Beaumont como consejera de Presidencia, Función Pública, Justicia e Interior, a propuesta de EH Bildu, Barkos declaró que se trata de “una polémica innecesaria” y volvió a defender a la que será su consejera.

“No estamos hablando de una persona con afiliación política, sino que ha sido a propuesta por una de las formaciones que es perfectamente legal y que tiene una representación parlamentaria importante. Es una mujer que cumple perfectamente el perfil para atender Función Pública, Justicia e Interior”, concluyó.