El pasado viernes se aprobó el Plan Nacional de Ciudades Inteligentes, una decisión ante la que Adolfo Borrero, presidente de la Comisión de Smart Cities de AMETIC (Asociación Multisectorial de Empresas de la Electrónica, las Tecnologías de la Información y Comunicación, de las Telecomunicaciones y de los Contenidos Digitales) ha mostrado la satisfacción experimentada en el sector TIC.

El Plan de Ciudades Inteligentes e Islas, es un plan específico de la Agenda Digital para España, dotado de 188,3 millones que realmente funciona como catalizador para atraer más fondos de la Unión Europea que ayuden al desarrollo de las Smart Regions (ciudades inteligentes en las que varias poblaciones llevan a cabo proyectos de digitalización de ciertas actividades en clave). El Plan de Islas, confía así en concentrar a los diferentes ayuntamientos en proyectos comunes que busquen resolver problemas característicos de su identidad como geografía insular.

“Los proyectos de Smart Cities hacen que las Administraciones sean mucho más abiertas y transparentes al facilitar los datos que poseen al ciudadano y a la comunidad desarrolladora de software”, señala Adolfo Borrero que también destaca que “resultan sospechosas las administraciones que renuncian a desarrollar proyectos de Smart Cities, ya que con ello están renunciando a la transparencia,  y poniendo freno a la creación de puestos de trabajo de calidad, sobre todo, gracias a las PYMEs que desarrollan nuevas aplicaciones para la comunidad”.

Las ciudades inteligentes demandan nuevos perfiles profesionales

Además, con las Smart Cities nos encontramos con un nuevo mercado que necesita nuevos perfiles profesionales que cubrir. “AMETIC, sensible a esta realidad, dispone de un grupo de trabajo, para adaptar rápidamente la oferta a la demanda. Estos profesionales, muchos de ellos, emprendedores se están empleando en los viveros y centros de co-working de las ciudades más competitivas reteniendo e incluso atrayendo el talento, lo que a su vez atrae, a centros de excelencia de empresas globales, que actúan de tractores de startups y PYMEs, que están cada vez más activas en los proyectos de las ciudades inteligentes”, explica Borrero.

La inclusión de PYMEs y startups tecnológicas en los proyectos del Plan es necesaria para que tengamos auténticos proyectos innovadores, pues son estas empresas las que aportan nuevos usos de las tecnologías en la resolución de problemas de las ciudades, así como nuevos conceptos que cambian nuestra manera de vivir en la ciudad, mucho más participativa”, dice Adolfo Borrero para pedir un esfuerzo en las licitaciones para que funcionen como verdaderos proyectos tractores.

Para conseguir todo esto, AMETIC comienza mañana mismo con la difusión del Plan con un acto en Sevilla. Se espera que este evento pueda realizarse por todas las Comunidades Autónomas, con el fin de transmitir a un mayor número de personas las oportunidades que presenta la Industria de las Ciudades Inteligentes.