El Rey Felipe VI ha pedido este lunes un “genuino aprecio social que reconozca, valore y agradezca” la contribución “insustituible que los empresarios realizan para el bienestar de los ciudadanos”, y ha destacado que España es “el gran patrimonio común de todos, la gran empresa que a todos nos pertenece y nos une”.

En el acto de entrega al presidente de honor del Grupo Freixenet, José Ferrer Sala, del Premio Reino de España a la trayectoria empresarial celebrado en la Universidad de Deusto en Bilbao, el Rey ha destacado la importancia de “reconocer y valorar, por parte de todos, al aportación necesaria y fundamental que los empresarios realizan en beneficio del conjunto de la sociedad”, según ha informado Europa Press.

Se trata de un reconocimiento, según ha subrayado, que “no se debe traducir solo en las medidas tomadas por la Administración para el mejor desempeño de la actividad económica, sino en un genuino aprecio social que reconozca, valore y agradezca la contribución insustituible que los empresarios, junto con los trabajadores, realizan para el bienestar de los ciudadanos, los hombres y mujeres de nuestro país”.

En el mismo acto, el lehendakari, Iñigo Urkullu, ha considerado necesario abordar la reforma constitucional “desde los cimientos, la apertura al diálogo y la negociación, la disposición al acuerdo y el pacto”.

“Solo concentrados en favorecer el crecimiento y la generación de oportunidades de empleo podremos superar esta crisis”, ha afirmado, citado por Europa Press. “Esta misma actitud de anticipación, diálogo y búsqueda de entendimiento es de aplicación también en relación al modelo de Estado”, ha proseguido. “Hoy se habla de reforma constitucional, pero es necesario abordar esta cuestión desde los cimientos, la apertura al diálogo y la negociación, la disposición al acuerdo y el pacto”, ha agregado.

“También un país debe ser una empresa común que reconozca su diversidad como una riqueza, que establezca un sistema de relaciones desde el reconocimiento y el respeto mutuo”, ha declarado Urkullu. “La clave es compartir la decisión de negociar, la voluntad de pactar y la garantía de cumplir”, ha advertido.