El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha descartado este lunes que el Gobierno recurra a la Ley de Seguridad Nacional, que aprobará el próximo miércoles el Congreso, para frenar el plan independentista del presidente de la Generalitat, Artur Mas.

En declaraciones a los medios poco antes de inaugurar uno de los cursos de verano que organiza la Universidad Complutense en San Lorenzo de El Escorial (Madrid), el ministro ha precisado que es “especulativo” asegurar que en el contexto de esta ley se puedan encontrar soluciones.

“Este instrumento está pensado para otro tipo de circunstancias, más basadas en la seguridad nacional. Y no en la discrepancia entre un Gobierno autonómico y el Gobierno de la nación”, ha dicho, citado por la agencia Europa Press. Ha agregado que la norma crea un escenario frente a los estados extraordinarios que prevé la Constitución: alarmas, excepción o sitio.

“Se crea una nueva figura que es la de seguridad nacional entorno a la cual se pueden organizar recursos, tomar decisiones. Está pensado, como su nombre indica, para asuntos de seguridad nacional”, ha indicado.

En su opinión, España es un Estado de Derecho donde funcionan todos los instrumentos de garantías, libertades y derechos del conjunto de los ciudadanos y que cuenta con un poder judicial independiente.

“Los que detentan responsabilidades públicas, los gobiernos en particular, están sometidos a la ley y al ordenamiento jurídico y si algún gobierno, en algún momento, incumple con ese mandato constitucional de servir el interés general, respetar el conjunto de las leyes, existen en nuestro ordenamiento distintas maneras de garantizar el cumplimiento de la ley”, ha advertido.

Catalá ha precisado que el Gobierno de la nación, como cualquier otro agente institucional “puede recurrir a los tribunales ordinarios y al Tribunal Constitucional para garantizar el cumplimiento de las leyes. “Esas son las reglas del juego, ese es el marco de relaciones entre todas las instituciones”, ha dicho.