El boom de llegadas de turistas extranjeros se ve empañado por el permanente descenso de lo que gasta cada visitante en España. El sector acumula ya 25 meses consecutivos de caídas del ingreso por turista.

España hará de 2015 su tercer año consecutivo con récords de llegadas de turistas. Los cálculos del sector apuntan a que se superarán los 68 millones de visitantes, frente a los casi 65 millones del año pasado. Y este año se seguirá al alza el total de ingresos que estos turistas internacionales generan aquí, después de que en 2014 se registrara un máximo histórico con una inyección de divisas a nuestra económica de 49.100 millones de euros, según los datos del Banco de España.

Pero lo que parece una evolución inmejorable del sector se ve empeñada por un dato que realmente preocupa a los profesionales del sector. Y es que cada uno de los turistas que vienen a España gasta cada vez menos. España acumula ya dos años completos de descensos mensuales del ingreso medio por cada visitante. Son ya 25 meses consecutivos de caídas de lo que gasta en el país cada turista que viene.

Los últimos datos disponibles de la balanza de pagos que elabora el Banco de España corresponden al mes de abril. En ese mes, los 5,04 millones turistas extranjeros que vinieron generaron unos ingresos de cerca de 3.200 millones de euros. Esto es, cada uno de ellos gastó aquí 635 euros, un 1,9% menos que en el año anterior. Un descenso que se viene repitiendo mes a mes durante los últimos dos años.

Vienen más turistas, pero de los que menos gastan

El turismo extranjero sigue creciendo, situándose en máximos históricos en volumen de llegadas y pernoctaciones, pero a costa de reducir el gasto medio de cada viaje turístico”, alerta en su último informe Exceltur, un lobby que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país. “Se perpetúa un modelo de crecimiento basado en el aumento en el volumen de llegadas con una contribución cada vez menor por cada turista (se encadenan 25 meses de caídas consecutivas), que reclama una profunda reflexión sobre sus implicaciones a medio y largo plazo”.

Fuente: Exceltur

Vienen más, muchos más, pero el crecimiento, según alerta Exceltur, se apoya muy singularmente en los perfiles de turista que menos gastan en destino. Los visitantes que vienen en vuelos de aerolíneas de bajo coste crecen un 7,7% en lo que va de año, y son turistas que realizan un gasto de 77 euros al día de media. Mientras que el número de visitantes que utilizan aerolíneas tradicionales, que gastan 108 euros cada día, sólo ha crecido un 1,7%. Y, en paralelo, los turistas que optan por el alquiler de vivienda durante su estancia realizan un gasto de 68 euros por día y es un contingente que se ha disparado un 20% este año; frente al incremento mínimo del 3,3% de los que optan por alojamientos reglados, que generan un ingreso medio de 118 euros por día.

Analizando los registros de años completos, España ingresó de media 755 euros por cada uno de los turistas que visitó el país durante 2014, el peor dato desde 2007. Y el sector acumulaba así tres años consecutivos de caídas de lo que percibe por cada visitante extranjero. Y eso en términos nominales, a precios constantes (esto es, descontando del cálculo el efecto de la inflación) la situación es aún más grave.

En términos reales, esos 755 euros constituyen un récord negativo. A precios constantes, el descenso del ingreso medio de España por cada turista ha sido permanente en los últimos quince años, según los cálculos del lobby Exceltur, Contabilizando los ingresos en base a precios de 2014, cada turista dejaba en España más de 1.100 euros en el año 2000; gastaba más de 900 euros en 2004 e incluso casi 820 euros todavía en 2010. Y ahora, sólo esos 755 euros.