Una tarjeta e-SIM (o SIM embebida) es aquella que se encuentra integrada en el teléfono y que no está vinculada a ninguna compañía específica. Adiós a las portabilidades y al cambio de tarjeta. Hola a poder cambiar de tarifa cuando más te apetezca sin ningún problema.

En esta idea de las e-SIM se encuentran trabajando Apple y Samsung acompañados por GSMA. Buscan que este proyecto se convierta pronto en una realidad para nuestros smartphones, pero lo cierto es que prevén que aún queda por delante todo un año de trabajo para conseguir buenos resultados. Así que hasta 2016 nada de SIM embebidas en nuestros terminales.

Hoy en día no existe una solución que permita a los usuarios conectar sus dispositivos de forma remota a una red móvil y prestar sus servicios sin estar asociados a una tarjeta SIM, algo que si podría ocurrir con las SIM embebidas. Y es que la GSMA destaca que  su implantación ayudaría a que el mercado siga creciendo y a que el usuario cuente con una experiencia mejorada. Sin embargo, no es una idea nueva, no es algo de lo que se acaben de dar cuenta, ya que GSMA lleva trabajando en esto de las e-SIM unos cinco años.

GSMA lleva trabajando en la e-SIM desde 2010. Entonces se esperaba que esta nueva tecnología llegase a los smartphones para 2012.

En 2010, GSMA creaba un grupo de trabajo integrado por operadores móviles para explorar el desarrollo de una tarjeta SIM embebida que pudiese ser activada remotamente y su CEO, Rob Conway, señalaba que “la SIM embebida proporciona niveles garantizados de seguridad y portabilidad a los consumidores, así como funcionalidad adicional para capacitar nuevos servicios como las aplicaciones NFC y de monedero electrónico (e-wallet)”. Unas declaraciones que bien podrían haberse hecho ayer, pero que llevan ya 5 años sobre la mesa sin haber causado demasiado furor. 

Varios operadores como AT&T, China Mobile, Deutsche Telekom, France Telecom Orange, KT, NTT DOCOMO, SK Telecom, Telecom Italia,Telefónica, Verizon Wireless y Vodafone comenzaron a trabajar en el proyecto que diese vida a las SIM embebidas, pero los avances no debieron de ser demasiados cuando Apple y Samsung se van a volver a poner manos a la obra con una idea que lleva años dando vueltas sin lograr claros resultados.

Y  yo, ¿para que quiero una e-SIM?

Los beneficios parecen ser múltiples, pues como ya hemos mencionado el hecho de que nuestros smartphones contasen con una SIM integrada que deberíamos activar con el operador móvil que mejor nos conveniese, nos permitiría poder cambiar de compañía de una forma más rápida y sencilla. Ya nunca más tendríamos que estar extrayendo una tarjeta para colocar otra.

Pero esto no acaba aquí, pues en el blog de CNMC publicaban en 2011 todas esas utilidades que presentaba la nueva tarjeta SIM que estaba a punto de llegar (pero que 5 años después sigue sin aparecer). Así, la e-SIM permitiría realizar pagos a través de NFC o conectarse vía wifi sin tener que estar identificándose constantemente. Por otro lado, nos encontramos con que la SIM embebida se presentaba como la mejor opción para tener que evitar estar cortando tu tarjeta para convertirla en una microSIM.

Sin embargo, aún hay otras cuestiones que no hemos podido abordar y cuya solución pasa por la llegada de la SIM embebida, como es el caso del coche conectado. Es el futuro, pero no puede ser viable sin una e-SIM que permita poder pasar de un país a otro sin tener que cambiar de tarjeta. Es por ello que la llegada de estas nuevas SIM integradas en los smartphones supondría nuevos avances y mejoras, además del nacimiento de nuevos proyectos.

Imagen | mroach en Flickr