Xiaomi vendió 34,7 millones de smartphones en el primer semestre de 2015, un 33% más que en el mismo periodo del año anterior. La compañía china sigue así demostrando su gran potencial, ese que todavía no tiene fecha de entrada a EE.UU ni Europa.

A finales de 2014, Xiaomi consiguió posicionarse como el tercer fabricante de smartphones a nivel mundial, justo por detrás de Apple, que ocupaba el segundo puesto, y Samsung, líder del ranking.

Pero a pesar de estos datos, la empresa china no se atreve a dar el paso hacia los mercados estadounidenses y europeos, donde difícilmente podemos adquirir un terminal de Xiaomi sin hacer uso de Internet. Por ahora prefiere seguir afianzando su presencia en Asia (China, Taiwán, Singapur, Malasia e Indonesia), India, Brasil, México y Rusia.

Más de un año habrá que esperar para que Xiaomi tenga presencia en EE.UU.

En estos últimos años Xiaomi ha abierto tiendas online en Europa y EE.UU. pero sin incluir entre sus productos smartphones. Nos encontramos con auriculares y otros accesorios pero ni rastro de teléfonos. Y es que ya lo ha dicho Hugo Barra, vicepresidente de la compañía, los smartphones no llegarán a EE.UU. has dentro de un año, como mínimo.

Aterrizar en Nortamérica es complicado, todo un reto para los fabricantes chinos. Sin embargo. Hay precedentes como Huawei, Lenovo o ZTE que hacen pensar que no es imposible.

“Definitivamente entendemos que entrar en un nuevo mercado, y sobre todo en el mercado estadounidense supone un proceso infinitamente complicado,  lleno de asuntos legales, requisitos de certificación y producción, transporte y apoyos”, señala Hugo Barra, que considera que Xiaomi necesita algo más de tiempo para conseguir adaptarse a las condiciones que exige el mercado estadounidense.

Además, los derechos de propiedad intelectual son muy venerados en Europa y EE.UU. a diferencia de lo que ocurre en Asia y la India, y es por eso por lo que Xiaomi necesita conseguir patentar sus productos para poder jugar en otros mercados unas reglas de juego mucho más estrictas. Las diferencias políticas, así como el tema de las falsificaciones son otros de los elementos que separan a China de EE.UU y que dificultan la llegada de las empresas asiáticas a Norteamérica.

Otras compañías chinas ya pasaron por esto

Europa y EE.UU. no se lo ponen nada facil a las empresas asiáticas, y eso es algo que saben muy bien en Huawei, Lenovo o ZTE, que acabaron por entrar en estos mercados después de mucho insistir.

Los problemas para Huawei a la hora de entrar en EE.UU. llegaban acompañados por motivos de seguridad nacional, una cuestión que en 2012 volvió a afectar a la compañía y que salpicó a ZTE. Lenovo sin embargo tuvo que comprar Motorola para idear como entrar en EE.UU. vendiendo a través de su nueva adquisisción smartphones de gama baja.

Entrar en EE.UU. es difícil, por ello son las páginas como eBay, Amazon o Alibaba la mejor opción para hacerse con los terminales de Xiaomi.