El sector se confirma como locomotora de la economía española y el PIB turístico crecerá un 3,6% durante 2015, según las previsiones de Exceltur. El turista español está de vuelta y la demanda nacional crece a ritmos que duplican los del consumo del viajero extranjero.

El turista español ha vuelto. Ha vuelto a viajar, se entiende. Tras haber pasado un par de años desaparecido, el cliente nacional regresó el pasado ejercicio y ahora vuelve a ser el pilar en que se apoya el crecimiento de todo el sector. Las llegadas de turistas extranjeros llevan dos años marcando máximos históricos (y 2015 será el tercero, previsiblemente con 68 millones de visitantes), pero las empresas del sector saben que la demanda nacional es fundamental para que el crecimiento del negocio sea equilibrado.

 

José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur. Foto: Chema Barroso.

El turismo acelera y ha empezado a crecer aún más fuerza, según el último informe de Exceltur, un lobby que agrupa a una treintena de las mayores empresas turísticas del país. En el segundo trimestre de este año el PIB turístico se apuntó un fortísimo avance del 3,8%, muy por encima del 3% que el consenso de analistas calcula que creció el conjunto de la economía en el mismo periodo. La demanda extranjera sigue al alza por el crecimiento económico de nuestros principales mercados emisores, por la depreciación del euro y por la inestabilidad agravada de destinos rivales del norte de África.

Pero es el intenso crecimiento del consumo de los españoles -que consituyen ampliamente el principal mercado para las empresas turísticas al ser responsable de la mitad del total del negocio- el factor que más influye en el acelerón del PIB del sector. “La demanda nacional crece el doble que la extranjera en todos los indicadores disponibles, consolidando en 2015 su condición de motor del crecimiento y tomando el testito en ingresos del turismo extranjero”, sostiene Exceltur en su estudio.

Entre enero y mayo de este año, las pernoctaciones hoteleras de los españoles crecen un 6,5%, frente al 2,4% que lo hacen la de los extranjeros; la estancias en el total de alojamientos reglados de los nacionales se incrementan un 7,1%, mientras que las de los internacionales lo hacen a un ritmo del 1,8%. Y, en paralelo, el gasto que los turistas internacionales hacen en España crece un 2,6% hasta mayo, según los datos del Banco de España, mientras que los pagos de los españoles en sus viajes en el extranjero (que sirve como intuir la evolución del comportamiento de gasto que tienen también los que viajan por España) se apuntan un fuerte incremento del 13%.

Fuente: Exceltur.

 

Y, sin embargo, el desplome de la demanda española fue tal desde desde 2011 hasta finales de 2013, que incluso ahora que crece con fuerza y lo hace a mucho mayor ritmo que la los viajeros internacionales, el consumo de los turistas españoles españoles aún se encuentra en los niveles de 2005 o 2006. Mientras que la demanda extranjera marca récords históricos.

Ahora que vuelve a poder apoyarse en sus dos grandes patas, el cliente nacional y el internacional, el sector se consolida como motor de la economía española. Exceltur ha vuelto a revisar al alza sus previsiones de crecimiento del PIB turístico para el conjunto del año y ahora augura que la actividad del sector avanzará un 3,6% durante todo el año (la anterior estimación era del 3,4%), por encima del 3,1% que el consenso de analistas espera para el conjunto de la economía española. “Un año más el turismo será la principal locomotora económica del país. Volverá a crecer muy por encima del conjunta de la economía española y creará más empleo que ningún otro sector”, sentencia el vicepresidente de Exceltur, José Luis Zoreda.