El presunto líder de la más famosa trama de corrupción vinculada a un partido político en España, Francisco Correa, ha declarado este viernes ante el Tribunal Superior de Justicia valenciano que él no ha tenido nunca “ningún grupo empresarial”, según recoge el diario El País .

Correa ha respondido ante la fiscal por primera vez desde 2009, cuando fue detenido por el entonces juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. El juicio de este viernes, según el rotativo, se refiere a cinco adjudicaciones presuntamente amañadas del Gobierno valenciano para el diseño, montaje y desmontaje de un pabellón en la feria turística Fitur por cinco millones de euros. Según la fiscalía, la trama no solo tuvo por adelantado las bases de esos concursos , sino que participó en su redacción.

El acusado, prosigue El País, ha negado que existiera el grupo empresarial Francisco Correa Sánchez (FCS) a través del cual, según los investigadores, numerosas empresas habrían obtenido adjudicaciones públicas de forma irregular procedentes de los Ejecutivos de Valencia, Madrid y Castilla-La Mancha, el Ministerio de Fomento y los Ayuntamientos de Madrid y de otros puntos de España.

Las siglas FCS, ha asegurado, respondían a “Formación Comunicación y Servicios”. Y si en algunos documentos figura que FCS era un grupo fue por una mera “estrategia comercial”, ha añadido.