Suma y sigue. La supuesta cruzada que tiene la Comisión Europea contras las compañías estadounidenses agranda su mito una vez que Bruselas ha iniciado (por su cuenta) una investigación contra Qualcomm por presunto abuso de poder en el mercado.

La lista de empresas investigadas, sancionadas y multadas por Europa en la última década, bien podría ser la lista de compañías tecnológicas más valoradas en el mundo. Microsoft, Intel, Facebook, Apple, Amazon… y ahora también Qualcomm. El denominador común (y no hablamos de las matemáticas del colegio) es que se trata de gigantes que de una u otra manera acaparan la mayor parte de cuota de mercado en su segmento.

El último caso, que tiene como protagonista al líder del mercado en la fabricación de procesadores y chips para terminales móviles, supone el inicio de una investigación por parte de la Comisión Europea de un presunto abuso de poder en el mercado que entraría en confrontación directa con los derechos que rigen en la Unión Europea, según ha comunicado el organismo.

La comisaria de Competencia al mando, Margrethe Vestager, señala dos motivos (a falta de uno) por los que se inicia esta investigación. El primero de ellos tiene que ver con una posible fijación de precios mediante la cual, la compañía estadounidense, estaría negociando con sus socios un producto con valor inferior al de su precio de coste. El otro punto sobre el que investiga Bruselas se debe, también, a un supuesto pacto con sus clientes por el cual Qualcomm rebajaría su precio para que estos le tuvieran como proveedor principal.

Lógicamente la reacción del gigante americano no se ha hecho esperar, y mediante un comunicado han querido dejar claro que “nos han informado de que la Comisión Europea está llevando a cabo un inicio de procedimiento contra Qualcomm con dos investigaciones en curso sobre la venta de chips para dispositivos móviles. Este paso permitirá a los investigadores reunir infomración adicional, pero no representa ni una decisión de la Comisión sobre el caso, ni una acusación contra la compañía. A pesar de que estamos decepcionados con la noticia, hemos estado cooperando y seguiremos cooperando con la Comisión y creyendo que sus razones no tienen fundamento”.

Pues bien, en caso de que prosperen las razones sin fundamentos de Margrethe Vestager, Qualcomm podría enfrentarse a una sanción que oscilaría entre el 10% de su facturación (unos 600 millones de dólares) y 2.500 millones, según informa The Wall Street Journal.

En estas circunstancias parece que Qualcomm puede salir con un duro golpe si, una vez más, la Unión Europea quiere poner a una empresa como ejemplo. Cabe recordar que hace uno años fue Intel, en el mercado de microprocesadores, la que saldó sus cuentas con Bruselas con un rejonazo de 1.060 millones de euros. Además, el asunto después de recurrir la compañía sigue abierto.

¿Debe tener miedo Qualcomm? Sí y no, que diría cualquier buen aspirante a político. Desde que entraron los nuevos comisarios en sus cargos a finales del año pasado, sobre todo en lugares como Competencia, hay cierto temor a marcar guías ejemplarizantes para que tomen nota los demás. Además, las compañías europeas, más concretamente en el ámbito de las telecomunicaciones, tienen cierta cruzada (declarada) con las compañías OTT, y aunque Qualcomm no está en ese segmento, no deja de representar el auge de la tecnología móvil que también (paradójicamente) está cruzado en el camino de las ‘telecos’.

¿De verdad es un monopolio?

Según recoge Forbes de un Informe de Strategy Analytics, Qualcomm tiene en estos momentos una cuota de mercado que ronda el 60%. Además, sigue teniendo cutas de crecimiento positivas, en torno al 2,5%, con el condicionante de que sus rivales también están creciendo.

Su principal competencia, MediaTek y Spectrum, apenas sobrepasan una cuota de mercado del 20%. Además, hay un condicionante. Qualcomm está liderando con similar porcentaje en la cuota de mercado todo tipo de gamas, por lo que su dominio se extiende tanto a los terminales más baratos, como los más caros.

¿Tiene sentido que Bruselas investigue? Así reza el titular de este artículo, “si tiene sentido”. Tras una inversión en I+D de 14.000 millones de dólares en los últimos cuatro años, según cuenta Forbes, parece lógico que espere recuperar la mayor parte de dicha inversión. Además, atendiendo al crecimiento de Mediatek, parece que habrá un mercado para 3 o 4 players con posición significante en el mercado, y que además no sumará más del 80%.

Curiosa contradicción sobre competencia si atendemos al sector de las telecomunicaciones, donde Bruselas está aceptando que en algunos países, como es el caso de España en la telefonía móvil, solo tres empresas representen un 90% en la cuota de mercado.

Imagen | Flickr – Maurizio Pesce