La canciller alemana, Angela Merkel, ha solicitado a la Cámara baja del Parlamento, el Bundestag, que apoye el acuerdo alcanzado con Grecia de cara a la apertura de negociaciones para la concesión de un tercer rescate al país heleno y ha advertido de que la alternativa sería “un caos predecible”.

En su intervención parlamentaria, Merkel ha declarado que han quedado atrás “días de un dramatismo difícil de superar en Europa”, tras las negociaciones del pasado fin de semana con el Gobierno de Atenas, según ha informado Europa Press.

La canciller ha pedido a la Cámara que apruebe las medidas firmadas el lunes. “¿Las ventajas del resultado del lunes superan las desventajas? Mi respuesta es un ‘Sí’ convencido”, afirmó Merkel ante el Bundestag. “La alternativa a este acuerdo no sería un período fuera del euro (…) sino un caos predecible”, agregó.

La canciller ha explicaro que se manejaban en ese momento tres opciones: pasar por alto los tratados europeos, dejar a Grecia a su suerte –“lo que habría derivado en caos y violencia, hasta que el país se desangrara”– o “buscar juntos con Grecia una salida, y eso hicimos”.

“Lo que decidimos no fue sólo por Grecia. Es una decisión para una Europa y una Eurozona fuertes. Lo hacemos por la gente en Grecia, pero lo hacemos igualmente por la gente en Alemania”, continuó. “Europa es fuerte y robusta. Alemania es fuerte y robusta. Pero debemos pensar que a Alemania sólo le irá bien a largo plazo si le va bien a Europa”, añadió en declaraciones recogidas por la oficina de prensa de la canciller.

Merkel ha pronunciado estas palabras antes de que la Cámara alemana se disponga a votar sobre las nuevas ayudas a Grecia, solicitadas finalmente por el Gobierno del primer ministro Alexis Tsipras tras un tenso careo con la canciller alemana y su ministro de Economía, Wolfgang Schaeuble, que impusieron durísimas medidas de ajuste a cambio de nuevas ayudas.