La patronal hotelera Cehat cree que al sector turístico nacional aún le queda mucho por hacer para que las nuevas tecnologías y la cultura innovadora cale entre sus profesionales.

El turismo español está de enhorabuena. Récord de turistas extranjeros, récord de ingresos de divisas y con la vuelta del cliente españo, que llevaba un par de años desaparecido. (Bien). Por lo demás, el sector no ha querido o no ha sabido renovarse, no ha actualizado un modelo que viene de lejos y que sigue siendo, a grandes rasgos, el del ‘sol y playa’, de masas, barato, y concentradito en verano y en determinadas zonas. (Mal).

En los últimos años el boom de emprendedores también ha llegado al turismo, con nuevas compañías que buscan nuevos negocios, nuevas formas de promocionarlos y de comercializarlos, de nuevos modelos volcados en el comercio online, con nuevas aplicaciones que facilitan la vida de empresas ya asentadas… (Bien). Pero al sector turístico aún le queda mucho camino por recorrer para que pueda considerarse que su apuesta por la innovación y por la tecnología es clara. (Mal. Mucho).

La enorme atomización empresarial, la legión de pequeñas empresas en buena parte de los subsectores de actividad, el mantenimiento de una gestión conservadora y tradicional, las dificultades para invertir por los ajustados márgenes… Una tormenta perfecta que hace que muchas compañías, singularmente hoteleras, se estén quedando atrás en el imprescindible proceso de modernización.

El Instituto Tecnológico Hotelero (ITH), una organización dependiente de la patronal hotelera Cehat que tiene como objetivo promover el uso de las tecnologías para mejorar la competitividad, la eficiencia y la sostenibilidad en el sector, celebraba ayer en Madrid su Asamblea General anual. La inauguración corrió a cargo de la secretaria de Estado de Turismo, Isabel Borrego. Durante su intervención, en la que destacó la necesidad de adaptarse a los cambios que imponen las nuevas tecnologías y destacó la buena marcha del sector, contó una anécdota. “En un acto celebrado hace unos dçias, un emprendedor del sector dijo que España se había convertido en el Silicon Valley del turismo. Es una definición que supone un reto para todos nosotros”.

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat), Joan Molas, sabe lo que le queda por delante al sector para sentirse siquiera medio satisfecho con los avances en innovacion y en tecnología. Y, aunque sin ningún atisbo de acritud hacia la secretaria de Estado (para la que sólo tuvo palabras elogiosas por su labor estos años), Molas replicó. “Estamos muy lejos de ser el Silicon Valley del turismo”, subrayó el presidente de la patronal. “Nos queda muchísimo por hacer para eso. Muchísimo”. Y lo dijo muy serio, como suele decir las cosas que le importan.

En paralelo, la secretaria de Estado de Turismo aprovechó el acto para confirmar que en los Presupuestos Generales del Estado, en los que el Gobierno trabaja a toda prisa y que se publicarán el próximo mes de noviembre, se incluirán ayudas para el apoyo a la innovación tecnológica tanto en el sector hotelero español como en el turístico en general.