La aerolínea ‘low cost’ pretende abrir en algo más de un año rutas que unan Madrid y Barcelona con distintas ciudades de Estados Unidos (algo normal). Pero no ve como una locura (y esto es lo raro) hacerlo también desde ciudades más pequeñas y con menos tráfico de pasajeros como Málaga, Bilbao o incluso Las Palmas.

La apuesta de Norwegian por España parece clara. En los últimos años no ha dejado de crecer en rutas y en frecuencias en el mercado español, concentra en él una quinta parte de todo su tráfico de pasajeros, aquí cuenta ya con seis bases operativas (las mismas que en toda Escandinavia) y la semana pasada anuncio que en octubre lanzará sus primeras rutas domésticas. Y es que, entre enero y junio, la aerolínea sumó casi 2,4 millones de pasajeros en España, un 11,3% más que el año pasado.

E igual de clara parece la apuesta de la aerolínea noruega ‘low cost’ por hacerse hueco en el mercado intercontinental: ya cuenta con conexiones con Estados Unidos y con Asia y no deja de anunciar nuevas rutas para incrementar su oferta de vuelos transoceánicos. No sólo desde los países escandinavos, también cuenta con rutas desde Londres hacia varias ciudades norteamericanas.

Y ahora la compañía parece dispuesta a unir ambas apuestas en una sola y abrir rutas de largo recorrido desde el mercado español. El fundador y consejero delegado de Norwegian, Bjørn Kjos, ratificó la semana pasada su intención de lanzar vuelos con Estados Unidos desde Madrid y Barcelona. Los planes pasan por abrir esas nuevas rutas a principios de 2017, y entre los destinos que la compañía maneja para unir con las ciudades españolas estarían Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, Boston u Orlando.

 

Mapa de rutas posibles de Norwegian con los nuevos aviones Boeing 787-9. Fuente: Norwegian. 

 

Pero lo sorprendente es que la compañía también ve factible, y asegura que lo tiene en estudio, lanzar conexiones con Estados Unidos desde ciudades españolas con mucho menor tráfico de pasajeros. El propio consejero delegado ha asegurado estar valorando lanzar conexiones directas desde Málaga a alguna ciudad norteamericana, y en varias presentaciones oficiales de la compañía se recogen como posibles rutas las que unirían Bilbao con Boston, o Las Palmas con Brasil.

En los informes de la compañía se diría que se apuntan estas rutas como una mera posibilidad teórica, como un estudio sobre qué tipo de vuelos pueden cubrirse con los nuevos modelos de avión que la aerolínea ha comprado. Pero fuentes de la compañía explican a SABEMOS que para la dirección de la aerolínea el lanzamiento de este tipo de rutas no es sólo posible por los aviones de los que dispondrá, también es factible desde un punto de vista comercial.

Norwegian espera en los próximos años la llegada de más de 250 aviones a su flota. Parte se destinará a sustituir a los aparatos con los que actualmente opera y el resto, la mayoría, ha de destinarse a crecer en destinos y en frecuencias porque el crecimiento neto de flota será fortísimo. La compañía cuenta hoy con 100 aeronaves y cuenta con pedidos en firme por otras 251 y opciones de compra por 156 más, una expansión prevista que le obligará a abrir nuevos mercados, según reconoce un portavoz del grupo.

 

Mapa de rutas posibles de Norwegian con los futuros Boeing 737 Max 8. Fuente: Norwegian.

 

Norwegian dispone ahora mismo de ocho aviones Boeing 787-8 que destina a sus vuelos de largo recorrido, y entre 2016 y 2018 recibirá nueve Boeing 787-9 (de mayor capacidad que el modelo actual, con 343 asientos frente a 290). La aerolínea de bajo coste tendrá que destinar todos estos aparatos a conexiones de largo recorrido y, por su capacidad, a rutas además con mucha demanda o con el mayor tráfico de pasajeros posible. Los 787 Dreamliner se utilizarían, según confirman desde la propia compañía, a las rutas previstas desde Madrid y Barcelona con Estados Unidos.

En paralelo, Norwegian también espera en los próximos años la llegada de 42 Boeing 737-800, de 100 Boeing 737 Max y de 100 Airbus A320 neo. Los 737-800 sólo pueden destinarse a rutas de corto o medio radio, a las rutas europeas que actualmente son el núcleo de actividad de la aerolínea noruega. Pero los 737 Max y los A320 neo, aunque están diseñados también para rutas de corto y medio recorrido, también pueden operar algunas conexiones intercontinentales por tener una autonomía de vuelo mucho mayor que las versiones actuales.

Y es en este punto en el que Norwegian se apoya para respaldar su idea de lanzar rutas desde ciudades medianas españolas hacia destinos americanos. Ambos modelos dispondrían de una capacidad de menos de 190 asientos, por lo que se pueden destinar a conexiones con menor demanda que las que necesitan los 787 Dreamliner. Y por sus capacidades técnicas tanto 737 Max y el A320 neo pueden operar vuelos desde España a la costa oeste de EEUU o desde Canarias a Brasil.

Los aviones de Airbus empiezan a entregarse a Norwegian en 2016 y los de Boeing en 2017. A partir de entonces veremos si la teoría se convierte en práctica, y si la carta de rutas posibles que maneja la aerolínea ‘low cost’ es una realidad o sólo una lista de buenos deseos.